Mohammed V, el constructor del Palacio de los Leones

Mohammed V nació el 4 de enero de 1339 en la ciudad palatina de la Alhambra. Era hijo del emir anterior, Yusuf I, y de la esclava Butayna, de cuya unión también nació su hermana Aixa (paciencia que no, tampoco es la Aixa famosa). Yusuf I también tuvo otros siete hijos con la esclava Maryam, entre los que se encontraban Ismail, del que hablaremos más adelante.

El reinado de Mohammed V coincide con el periodo de máximo esplendor de la dinastía nazarí

Ya sabemos que ibn al-Jatib se encargó de describir (no demasiado objetivamente) a los emires de la dinastía nazarí. De Mohammed V, dijo que era <<de bella figura y de complexión proporcionada; hombre bueno y de gran corazón, de fe sincera y de buenas costumbres>>. Lo que no tenemos tan claro es que ibn al-Jatib conservara esta opinión al final de su vida. Pero vayamos por partes…

1. Primer reinado de Mohammed V

El 19 de octubre de 1354 Yusuf I fue asesinado y Mohammed V, su primogénito, lo sucedió a la edad de 16 años. Debido a que no alcanzaba la mayoría de edad fue tutelado por el visir Ridwan, que tomó las riendas del gobierno.

Comenzó su reinado de una manera tranquila, disfrutando de sus paseos a caballo y acercándose a sus súbditos en la ciudad. Mohammed V duplicó las audiencias de su padre, llegando a celebrar hasta ¡cuatro a la semana!

Esta primera etapa de su reinado fue, por tanto, bastante pacífica. Eso sí, en cuanto fue proclamado emir, mandó encarcelar a Maryam, la viuda de su padre (que no era su madre, como ya hemos visto) y a uno de los hijos que habían tenido, Ismail.

Sin embargo, cuatro años después, en 1359, tuvo lugar una revuelta palaciega que entronó al joven Ismail, su hermano por parte de padre, como Ismail II. Mohammed V salvó su vida porque en el momento de la revuelta se encontraba en el Generalife con su hijo y pudo así huir a Guadix.

La Almunia del Generalife es también parte de la Alhambra en Granada
Almunia Real del Generalife

Uno de los instigadores fue Abu Said, más conocido como El Bermejo, pero la conspiración pudo estar liderada por la propia esclava Maryam. El 4 de noviembre de aquel mismo año, Mohammed V abandonó Guadix y, tras pasar por Loja, Antequera y Coín, zarpó desde Marbella hasta Ceuta. Desde allí se trasladó finalmente a Fez, donde se instaló el 28 de noviembre.

2. Deposición de Mohammed V

El Bermejo comenzó a ejercer el poder en la sombra junto al nuevo emir. Sin embargo, el reinado de Ismail II no fue demasiado largo. A los nueve meses de subir al trono, su primo segundo y cuñado, que no era otro que El Bermejo, que había colaborado en la usurpación del trono, lo suplantó y lo encerró en uno de sus palacios.

Ismail II, de sólo 21 años, pudo refugiarse en una torre y acabó rindiéndose con la condición de volver a su antigua reclusión. Sin embargo, el usurpador, El Bermejo, que ahora reinaba como Mohammed VI, mandó encarcelarlo en una mazmorra y matarlo, a pesar de que Ismail II no suponía ningún peligro una vez depuesto. La razón fue que así le fuera imposible a Maryam mover de nuevo los hilos para entronizarlo.

Su cabeza fue cortada y, según dicen, arrojada a la gente. A continuación, su hermano pequeño Qays, que era tan solamente un niño, corrió la misma suerte. A pesar de esto, ambos estuvieron enterrados en la Rawda. El objetivo y resultado de este asesinato era más que evidente: la usurpación del trono (otra vez).

Mohammed VI, el malvado Bermejo, y siempre según ibn al-Jatib, fue un hombre grosero, de malos modales y costumbres.

Pero si pensáis que las cosas le fueron bien y que el reinado de Mohammed VI fue largo, seguid leyendo…

3. Vuelta al trono de Mohammed V

Apenas un año después, Mohammed V decidió regresar de su exilio en Fez y recuperar el trono. Su principal ayuda fue el rey cristiano Pedro I El Cruel (o según otros, El Justiciero), que reinaba en Sevilla. A Mohammed VI no le quedó más remedio que huir de Granada y refugiarse en Castilla, pensando que Pedro I lo ayudaría.

Cuando Mohammed VI llegó a Sevilla, Pedro I lo recibió de muy buenas maneras, pero acto seguido mandó encarcelarlo a él y a todo su séquito. Después, lo mató con sus propias manos, con una espada, solamente catorce días después de su huida de la Alhambra. Luego, envió su cabeza y la de los 37 caballeros que lo acompañaban a su amigo Mohammed V, que llevaba ya once días en la ciudad palatina de la Alhambra. Recordemos que Mohammed VI ‘El Bermejo‘ era muy malo, pero para algunos el apodo de Pedro I era El Cruel… Por algo sería…

Estatua orante o monumento funerario dedicado a Pedro I Museo Arqueológico Nacional

Mohammed V y Pedro I fueron amigos hasta el final, e incluso se hicieron intercambios artísticos (pero esto mejor lo hablamos in situ, ¿no?).

Una vez recuperado el trono, Mohammed V puso en marcha una política exterior de lo más hábil, basada en las buenas relaciones con todo aquel que lo rodeaba y manteniéndose siempre fiel a su amigo Pedro I.

Cuando Pedro I fue asesinado en 1369 por su hermanastro, Enrique II, Mohammed V firmó con este un acuerdo con el que dio comienzo un periodo de una enorme estabilidad.

Fue durante esta época de su segundo reinado en la que Mohammed V adaptó a sus necesidades los palacios del Mexuar (mandado construir por su abuelo, Ismail I) y el de Comares (mandado construir por su padre, Yusuf I), además de la construcción del Palacio de los Leones, joya de la corona del conjunto palatino de la Alhambra.

Fuente del Patio de los Leones

A pesar de la paz soñada del emir, era más grande su sueño de conquistar Ceuta. Sueño que Mohammed V hizo realidad entre 1384 y 1387, donde llegó incluso a acuñar moneda.

Después de 34 años de reinado interrumpido, Mohammed V murió el 15 de enero de 1531 durante la oración de la tarde, a los 52 años de edad. No se conocen las causas de su muerte, pero a estas alturas del culebrón podéis pensar lo que queráis ya…

4. El legado de Mohammed V

El reinado de Mohammed V puede ser considerado como el más próspero de todos los de la dinastía nazarí. Un reinado que se caracterizó por la construcción de grandes obras de carácter civil en la Alhambra, entre las que destaca sin duda su obra maestra: el Palacio y el Patio de los Leones.

Gracias a las inscripciones conservadas, también sabemos que decoró la fachada del Palacio de Comares (de su padre, Yusuf I). A Mohammed V también le debemos la sala y el patio del Cuarto Dorado, la ampliación del Mexuar (de su abuelo, Ismail I) y la fachada oriental de la Puerta del Vino.

Pero también se encargó de engrandecer y embellecer la ciudad de Granada, donde construyó el Maristán (quizá lo más parecido a un hospital público que hayamos tenido en Al-Ándalus), aljibes y algún hammam público.

En cuanto a su descendencia, tuvo cinco hijos (siendo el primogénito el futuro Yusuf II) y una hija, Umm al-Fath. Pero eso ya sería otra historia. Una historia del principio del fin…

Guía oficial de turismo e intérprete del Patrimonio en Granada, España

Maribel Contreras Sola

Guía Oficial de Turismo por la Junta de Andalucía GT/03682, Licenciada en Filología Inglesa y Máster en Enseñanza del Español como Lengua Extranjera, por la Universidad de Granada (UGR).

Mi trabajo consiste en convertir Granada en un libro abierto al visitante, en la divulgación rigurosa del conocimiento que creo, son factores que han marcado y definen mi experiencia laboral. Amo escribir acerca de Granada, es una forma de vivirla más intensamente y más personal.

¿Quieres registrarte?

A nosotros tampoco nos gusta el spam así que mandamos sólo cositas buenas

    Tu nombre*
    Email*
    He leído y acepto la Política de privacidad

    Volver a Sunset Blog

    Deja un comentario

    Reserva Ahora