Granadinos Ilustres. Parte 9: Ismail II y Mohammed VI

Se trata de los dos emires que reinaron en Granada entre el primer y el segundo reinado de Mohammed V. Los dos reinados suman pocos años pero fueron de lo más intenso, llenos de intrigas, conspiraciones y muerte.

La infancia de Ismail II

Ismail nació en Granada el 4 de octubre de 1339, siendo el segundo hijo del entonces sultán, Yusuf I, y solamente 9 meses después del nacimiento de su hermano Mohammed. Eran hermanos de padre porque, como ya vimos, el padre de ambos, Yusuf I, tuvo hijos con la esclava Butayna (el propio Mohammed y su hermana Aixa) y con la esclava Maryam (el futuro Ismail II, entre otros).

A pesar de que el primogénito era Mohammed, Yusuf I nombró heredero a Ismail, debido al afecto que sentía por Maryam. Nos imaginamos la poca gracia que esto le haría a Butayna… Desafortunadamente para Ismail, Yusuf I cambió de idea pocos días antes de morir y nombró heredero a su primogénito, Mohammed. Y también imaginamos la poca gracia que le haría esto a Maryam…

La muerte de Yusuf I

Dos semanas después de que Ismail cumpliera 15 años, su padre, Yusuf I, fue asesinado en la mezquita durante la oración de la fiesta de la ruptura del ayuno del Ramadán, el 19 de octubre de 1354. Su primogénito, Mohammed V, fue entronizado aquel mismo día.

Prácticamente, lo primero que hizo como sultán fue ordenar que Ismail fuera recluido junto a su madre y hermanas en un palacio cercano a la Casa Real (Palacios Nazaríes). Un palacio lujoso y confortable, donde fueron tratados con generosidad.

Debido a esta reclusión con mujeres, los escritos de la época, sobre todo los de ibn al-Jatib, lo definen como un joven guapo y corpulento aunque de apariencia afeminada y débil. También lo describen como un hombre dominado por los placeres, poco enérgico y extravagante. Entre sus extravagancias, se hablaba de la forma de arreglarse el cabello, que era abundante, entretejido con hilos de seda que le colgaban hasta la cintura junto a una trenza exuberante, llena de nudos dorados y plateados.

El complot de Maryam

A pesar del buen trato que recibieron, Maryam comenzó a conspirar junto a su yerno, el arráez Mohammed Abu Said, con el fin de derrocar al joven emir para que su hijo Ismail pudiera llegar el trono. Tras la muerte de Yusuf I, Maryam había tomado del tesoro real gran cantidad de riquezas, por lo que pudo dar una elevada cantidad de dinero a Abu Said a cambio de ayuda. Al ser su yerno (además de sobrino político -primo segundo de Mohammed e Ismail-), lo conocía bien y sabía que era un hombre ambicioso y con hambre de poder.

Ismail II y Mohammed VI fueron los dos emires nazaríes que reinaron en Granada entre el primer y el segundo reinado de Mohammed V

La sublevación tuvo lugar la noche del 23 de agosto de 1359. Aprovechando la oscuridad, un centenar de hombres escalaron los muros y redujeron a la guardia. Ya dentro de la fortaleza, se dirigieron a la casa del visir, derribaron sus puertas, lo mataron y se apoderaron de sus riquezas. Después, liberaron a Ismail y lo llevaron al palacio real.

En aquel momento, y afortunadamente, Mohammed V se encontraba camino al Generalife junto a su hijo Yusuf, lo que le permitió huir y refugiarse en Guadix.

El (breve) reinado de Ismail II

Ismail II era muy joven e inexperto, situación de la que se aprovechó su cuñado -y primo segundo- Mohammed Abu Said, también conocido como ‘El Bermejo’, para dirigir al emir a su antojo. Lo llevó a lanzar varios ataques contra el pobre Mohammed V, pero la población de Guadix le prestó ayuda.

Esta ayuda no fue suficiente y Mohammed V tuvo que exiliarse en Fez el 4 de noviembre de 1359. Ismail II le concedió permiso para abandonar la península, acompañado de su fiel ibn al-Jatib.

Podría parecer que Ismail II pudo entonces vivir su reinado en paz. Pero la gran ambición de poder de Mohammed Abu Said, ‘El Bermejo’, provocó su caída e incluso su muerte.

Abu Said ‘El Bermejo’ organizó una nueva conspiración para derrocar a Ismail II, al que, recordemos, había ayudado a subir al trono.

La noche del 13 de julio de 1360, ‘El Bermejo’ y sus hombres, rodearon al emir en uno de sus palacios. Sin embargo, Ismail II pudo refugiarse en una torre que daba a la ciudad y desde allí pedir ayuda. Finalmente tuvo que rendirse y abandonar la torre.

Para evitar agravar la cosa, mostró disposición a volver a su antigua reclusión, pero ‘El Bermejo’ ordenó encarcelarlo en una mazmorra de delincuentes, descalzo. Una vez allí, le cortaron la cabeza, que fue arrojada a la gente. Uno de los allí reunidos cogió la cabeza y la paseó por Granada, llevándola cogida de una trenza de la espesa melena del emir…

No satisfecho, ‘El Bermejo’ decidió que también el hermano de Ismail II, Qays, que era sólo un niño, también debía morir y mandó ejecutarlo. Los dos cadáveres fueron arrojados desnudos, cubiertos solamente con unos harapos, aunque al día siguiente fueron enterrados en el cementerio real.

Y sí: ‘El Bermejo’ se proclamó emir, con el nombre de Mohammed VI.

Ni un año duró el reinado de Ismail II (de hecho, duró nueve meses y 20 días). Y terminó como había empezado: de forma violenta.

El (también breve) reinado de Mohammed VI

El rey Pedro I le prestó su apoyo al emir derrocado Mohammed V, que fue poco a poco acercándose a Granada, controlando cada vez más territorio. La población de Granada comenzó a ver cómo el reino iba perdiendo cada vez más territorio y Mohammed VI era consciente del descontento.

Eso, unido al hecho de que el derrocado Mohammed V avanzaba inconteniblemente hacia Granada, hizo comprender a Mohammed VI que no podría resistir mucho más tiempo.

Por eso decidió huir el 13 de abril de 1362, no sin antes llevarse lo mejor del tesoro real. Mal aconsejado, buscó el apoyo de Pedro I… Tres días después de esta huida, Mohammed V volvía a entrar en la Alhambra.

Mohammed VI llegó a Sevilla, donde fue inicialmente bien recibido por Pedro I, pero no tardó en apresarlo y lo mató de una lanzada el 27 de abril de 1362. Con sus propias manos. Se encargó además de enviar su cabeza y la de sus 37 seguidores a Mohammed V, que ya reinaba (por segunda vez).

Mohammed V colgó las cabezas en las murallas de la Alhambra para advertir del destino final de los traidores. Y allí en las murallas permanecieron un tiempo antes de ser enterradas.

Dos reinados breves de dos reyes que poco aportaron a la historia de la dinastía (por falta de tiempo, principalmente) pero llenos de intrigas palaciegas…

Guía oficial de turismo e intérprete del Patrimonio en Granada, España

Maribel Contreras Sola

Guía Oficial de Turismo por la Junta de Andalucía GT/03682, Licenciada en Filología Inglesa y Máster en Enseñanza del Español como Lengua Extranjera, por la Universidad de Granada (UGR).

Mi trabajo consiste en convertir Granada en un libro abierto al visitante, en la divulgación rigurosa del conocimiento que creo, son factores que han marcado y definen mi experiencia laboral. Amo escribir acerca de Granada, es una forma de vivirla más intensamente y más personal.

¿Quieres registrarte?

A nosotros tampoco nos gusta el spam así que mandamos sólo cositas buenas

    Tu nombre*
    Email*
    He leído y acepto la Política de privacidad

    Volver a Sunset Blog

    Deja un comentario

    Reserva Ahora