Granadinos Ilustres. Parte 4: Mohammed II y Mohammed III

El final del siglo XIII y el comienzo del siglo XIV supusieron la consolidación del reino Nazarí de Granada. Por supuesto, el reflejo de esta consolidación comenzó a percibirse también en la ciudad palatina de la Alhambra: se pasa de estructuras urbanísticas castrenses o militares a construcciones de modelos palatinos y al comienzo de la construcción de la medina o ciudad de la Alhambra.

Representaciones de la Sala de los Reyes en la Alhambra. ¿Podría tratarse de Mohammed II y Mohammed III? En nuestras visitas te lo contamos
Sala de los Reyes de la Alhambra

Si al emir Mohammed I se le debe el origen de esta dinastía, a su hijo, Mohammed II, nacido en Granada en el año 1236 y que gobernó de 1273 a 1302, le debemos su consolidación. Mohammed II fue conocido por al-Faqih, ‘El Alfaquí‘, por su amor por las ciencias jurídico-religiosas, y se le debe principalmente el logro de haber conseguido consolidar la dinastía.

1. Mohammed II

Mohammed II, nacido en 1236, había sido visir de su padre, Mohammed I, al que imitó en su manera de reinar, halagando a sus enemigos y siendo generoso en las limosnas.

Es de suponer que Mohammed II, para su proyecto de Estado, necesitó una residencia que superase las austeras características de la residencia que tenía su padre en la Alcazaba. Es por esto que parece ser que creó la residencia del Palacio del Generalife, que era una residencia rural, dotada de jardines, huertas abancaladas e incluso una dehesa.

Entre otras cosas, creó un sistema administrativo propio, fue el organizador del Estado, fijó sus jerarquías y honró a sus héroes. Con todo esto, demostró gran conocimiento político, una gran inteligencia, rigidez, astucia, prudencia y experiencia.

Pero también tuvo que hacer frente a algunos problemas importantes, como la rebelión de sus parientes, los gobernadores de Guadix y de Málaga.

Otro de los grandes problemas que tuvo que abordar fue un conflicto que tuvo su origen en el Estrecho de Gibraltar por el control de las principales ciudades del Estrecho, como eran Gibraltar o Tarifa. Es lo que se conoce como la Batalla del Estrecho, conflicto en el que intervinieron potencias de todo el Mediterráneo occidental.

Igualmente, las tropas aragonesas que sitiaron la importante ciudad de Almería le darían al emir poco respiro, y los castellanos pretendían arrebatarle a los granadinos también Algeciras y Gibraltar. Mohammed II, por cierto, intervino personalmente en estas batallas.

La experiencia política que adquirió de su padre y su enorme cultura supuso la posibilidad de la expansión de las relaciones diplomáticas que supo desarrollar Mohammed II. También de su padre heredó Mohammed II las situaciones conflictivas, y es que su gobierno se caracterizó por guerras interminables, que terminaron de consolidar las fronteras del reino.

Mohammed II fue un emir muy culto que incluso se atrevió con la poesía (y además, por lo visto, su caligrafía era brillante). Ibn al-Jatib aseguraba que había leído muchos de sus poemas y que, sin llegar al nivel de los grandes poetas, no se le daba nada mal.

En el ámbito personal, Mohammed II tuvo dos esposas, Nuzha y Sams al-Duha. La primera, era prima del emir (hija del hermano de su madre Aixa –ya dijimos que no, no era la Aixa famosa). La segunda fue una concubina de origen cristiano (el matrimonio con concubinas cristianas no era algo raro entre la aristocracia nazarí).

Del primer matrimonio de Mohammed II con su prima Nuzha nacieron Mohammed (que reinaría posteriormente como Mohammed III) y Fátima. Del segundo matrimonio del emir con la concubina cristiana Sams al-Duha nacieron Nasr (recordad su nombre, porque hablaremos de él un poco más adelante), Faraj, Mu’mina, Sams y Aixa (no, esta tampoco era la famosa).

Con Mohammed II es donde comienza nuestro Juego de Tronos local, ya que fue asesinado por su propio hijo, Mohammed III, con nada más y nada menos que un bizcocho envenenado (aunque la versión oficial del momento fue que había sido por una complicación de la enfermedad de sus ojos). Ocurrió la noche del 7 al 8 de abril de 1302, en su oratorio (donde debió de hacerle efecto esta última comida).

2. Mohammed III

Mohammed III nació en Granada el 15 de agosto de 1257. Durante el reinado de su padre, Mohammed II, y bajo la dirección de este, se encargó de los asuntos del gobierno.

Mohammed III fue conocido como al-Majlu, «El destronado«, y gobernó de 1302 a 1309. Al igual que su padre y predecesor, Mohammed II, fue un emir muy culto y muy bien dotado para el conocimiento, y por eso fue también considerado un gran sabio.

Tuvo que afrontar muchas dificultades, entre ellas, la enorme y desmedida ambición de su ministro ibn al-Hakim, que llegó a ocupar el poder en la práctica, en gran parte a causa del problema de ceguera que comenzaba a sufrir el emir.

Pero no todo fueron problemas, sino que también consiguió algunos logros, como la conquista de Bedmar, y su proclamación como emir de Ceuta, reconocido como tal por los ceutíes, en 1307.

Mohammed III se preocupó de dotar a la Alhambra de edificios públicos básicos para una medina. Así pues, ordenó la construcción de la Mezquita Mayor (construida con la técnica de tapial), que no se conserva pero que estaba en el solar que hoy ocupa la iglesia de Santa María de la Alhambra.  Una mezquita que habría tenido columnas con capiteles de plata y enormes lámparas. Lo que sí se conserva de esta antigua mezquita, en el Museo Arqueológico Nacional, es precisamente una de estas magníficas lámparas, cuya copia podemos ver en el Museo de la Alhambra.

Lámpara de la Mezquita Mayor de la Alhambra
(Museo Arqueológico Nacional)

Otra de las construcciones que ordenó edificar fue el Palacio del Partal y la Torre de las Damas, cuyo modelo constructivo (presidiendo una alberca) se repitió en construcciones posteriores como el Palacio de Comares.

Evidentemente, esta decisión de Mohammed III de construir, sobre todo la mezquita, se debe a una programación urbanística. Y es que no tendría sentido construir una mezquita si el volumen de habitantes en la Alhambra no fuera lo suficientemente importante. Además, su situación en la Calle Real, la principal arteria de la ciudad palatina, nos dice que lo que se buscaba era convocar a los fieles de la manera más fácil posible.

Por otro lado, suponemos que la conocida Puerta del Vino también pudo ser construida por orden del emir Mohammed III, pero no lo podemos asegurar.

Puerta del Vino

Del mismo modo, previamente, cuando hablábamos de Mohammed II, dije que <<parece ser que creó la residencia del Palacio del Generalife, que era una residencia rural, dotada de jardines, huertas abancaladas y una dehesa>>. Y dije parece ser porque tampoco está muy claro si fue este emir quien mandó construir esta almunia o si, por el contrario, fue Mohammed III quien lo hizo.

Se pueden datar también de este período de los reinados de Mohammed II y Mohammed III otras edificaciones como fueron diez casas de la Alcazaba de la Alhambra, el Palacio o Casa de Los Amigos (ubicado en el Generalife), el Palacio del antiguo convento de San Francisco y el Palacio de Los Abencerrajes, sin que podamos saber con precisión al periodo de qué emir pueden pertenecer cada una de ellas exactamente.

En resumen: el urbanismo de la Alhambra en su conjunto quedó bastante bien definido en esta primera etapa nazarí, probablemente ya a manos de Mohammed III. En cualquier caso, todas estas edificaciones son algunas de las (muchas) que podrás visitar en nuestros tours por la Alhambra. Que no es lo mismo leerlo que verlo en persona…

El 14 de marzo de 1309, día de la Ruptura del Ayuno, su hermano por parte de padre, Nasr, consiguió deponer a Mohammed III y ordenó su exilio a Almuñécar. A finales de noviembre de 1310, Mohammed III sufrió una apoplejía. ¿Murió envenenado? ¿Murió a causa de la apoplejía? Sea como fuere, su cadáver apareció flotando en una alberca (¿veis como esto parece Juego de Tronos?). Os dije que este Nasr iba a darnos de qué hablar…

¿Quieres registrarte?

A nosotros tampoco nos gusta el spam así que mandamos sólo cositas buenas

    Tu nombre*
    Email*
    He leído y acepto la Política de privacidad

    Deja un comentario

    Reserva Ahora