Enamorados de Granada. Parte 3: Abu Said Abdul Rahman Mohammed ibn Jaldún al-Hadrami

En nuestro artículo sobre ibn al-Jatib mencionamos al que fue su buen amigo, ibn Jaldún, que será nuestro protagonista hoy.

Ibn Jaldún fue historiador, sociólogo, filósofo, economista, geógrafo, demógrafo y estadista. Considerado por muchos, además, como uno de los fundadores de la historiografía, sociología, filosofía de la historia y demografía modernas.

Otro personaje histórico que pasó por Granada fue el polifacético ibn Jaldún
Ibn Jaldún

La vida de ibn Jaldún está relativamente bien documentada, ya que escribió una autobiografía, algo bastante inusual en aquella época. En esta autobiografía, se remonta hasta sus ancestros en la época de Mahoma.

1. La infancia y juventud de ibn Jaldún en Túnez

Ibn Jaldún nació el 27 de mayo de 1332 en lo que hoy es Túnez, aunque sus orígenes eran andalusíes (en 1248 su familia tuvo que abandonar Sevilla).

Casa natal de ibn Jaldún en Túnez

En su autobiografía, ibn Jaldún afirma que sus ancestros pertenecían a una tribu de Yemen, a la tribu Hadhramaut, que llegó a la Península Ibérica en el siglo VIII, durante los inicios de la conquista islámica. Sin embargo, hay quien pone en duda esto y asegura que los ancestros de ibn Jaldún eran realmente muladíes que fingían tener origen árabe para conseguir estatus social.

En cualquier caso, mientras la familia de ibn Jaldún vivió en Sevilla, fueron muchos de sus miembros los que ocuparon altos cargos. Al trasladarse a Túnez, algunos familiares siguieron ocupando importantes cargos políticos.

Estatua de ibn Jaldún en Túnez

El evidente alto rango de la familia de ibn Jaldún le permitió al joven estudiar con los mejores maestros de la zona. Aprendió de memoria el Corán, pero también aprendió lingüística, leyes y jurisprudencia. Además, se introdujo en las matemáticas, la lógica y la filosofía.

Mezquita donde ibn Jaldún recibió educación

Durante los años 1348 y 1349 la Peste Negra azotó Túnez, y tanto la madre como el padre de ibn Jaldún murieron durante la epidemia.

A los 20 años, en 1352, ibn Jaldún comenzó su carrera política en la Cancillería con el puesto de Katib al-‘Alamah, que consistía básicamente en escribir en fina caligrafía las notas de introducción de los documentos de los funcionarios.

2. La etapa en Fez de ibn Jaldún

Aquel mismo año, ibn Jaldún siguió a su maestro, al-Abili, a Fez. Allí, el sultán, Abu Inan Farer I lo nombró escritor de las proclamas reales. Sin embargo, ibn Jaldún conspiró contra él, lo que lo llevó en 1357, a la edad de 25 años, a cumplir prisión durante 22 meses.

En 1358 murió el sultán y el visir Al-Hassan ibn-Umar le concedió la libertad a ibn Jaldún, además de reinstalarle su rango y cargos. Al fallecido sultán Abu Inan lo sucedió Abu Salem Ibrahim III, quien le dio a ibn Jaldún una posición ministerial. Este fue de hecho el primer puesto que nuestro protagonista obtuvo que correspondía claramente con sus ambiciones políticas.

Pero ibn Jaldún no se relajó y volvió a conspirar contra Abu Salem Ibrahim III (aunque quien finalmente propició su caída fue un amigo suyo, Ibn-Amar’Abdullah).

A ibn Jaldún no le gustó el trato recibido tras este acontecimiento, ya que no recibió ninguna posición significativa.

3. Ibn Jaldún se traslada a Granada

Por esta razón, entre otras, ibn Jaldún decidió trasladarse a Granada en 1362, ya que, desde Fez, había ayudado a Mohammed V a recuperar el trono. Primero, envió a su mujer y a sus hijos a Constantina, con sus tíos, a la espera de ver si todo iba bien en Granada para poder volver a reunirse con ellos. Después embarcó desde Ceuta hasta Gibraltar, desde donde escribió sendas cartas al emir Mohammed V y a su visir, ibn al-Jatib.

A su llegada a Granada, en diciembre de 1362, Mohammed V le dio una bienvenida magnífica, reservando para él incluso uno de sus palacios (lo que no sabemos si fue en la misma Alhambra o en Granada).

Desde el inicio de su estancia en Granada, ibn Jaldún y Mohammed V mantuvieron una estrecha amistad. El emir llegó a convertir a ibn Jaldún en su gran confidente, compañero de mesa y de momentos de ocio, algo que, lógicamente, no pareció gustarle demasiado a ibn al-Jatib. Básicamente estaba celoso. Pero es lógico pensar que el joven emir de 26 años se sintiera más cómodo con ibn Jaldún, de 32, que con ibn al-Jatib, que ya por aquel entonces tenía 51.

En el Reino de Granada, ibn Jaldún desempeñó una función diplomática que lo llevó a sus orígenes, a Sevilla, ante Pedro I ‘El Cruel durante un tratado de paz. Al llevar esta misión a cabo con notable éxito, el rey cristiano le pidió que permaneciera en su corte y que se le devolvieran las posesiones de sus ancestros en Dos Hermanas. Sin embargo, ibn Jaldún rechazó la oferta.

A su vuelta de esta misión, Mohammed V, en agradecimiento, mandó traer a la familia de ibn Jaldún desde Constantina y le concedió la aldea de Elvira. La familia de nuestro protagonista llegaría a Almería, por lo que se trasladó hasta allí. En aquella espera, para aliviar su soledad, tomó como concubina a una esclava cristiana llamada Hind. A pesar de la rivalidad que ya lo unía a ibn al-Jatib por los favores del emir, su grado de amistad e intimidad era tal entre ibn Jaldún e ibn al-Jatib, que el primero le contó al segundo en una carta con todo lujo de detalle cómo fue su «noche de bodas» con Hind.

El joven ibn Jaldún comenzó a notar la incomodidad y los celos de su amigo ibn al-Jatib, por lo que decidió poner tierra de por medio para poder salvar su amistad. Por eso, le pide permiso a su amigo Mohammed V para poder abandonar al-Ándalus. Al emir le entristeció bastante esta decisión pero le concedió el permiso, posiblemente sabiendo cuál era la razón.

Finalmente, ibn Jaldún, abandonó al-Ándalus.

4. La vuelta al norte de África de ibn Jaldún

Ya de vuelta en África, el sultán de Bugía (ciudad de la actual Argelia), Abu Abdallah (que había sido compañero suyo en prisión), lo recibió con los brazos abiertos y ofreció a ibn Jaldún el puesto de Primer Ministro.

Busto de ibn Jaldún en la Alcazaba de Bugía, Argelia

Durante aquel primer periodo de su vuelta a África, ibn Jaldún llevó a cabo la misión de la recaudación de impuestos entre las tribus bereberes de la zona.

En 1366 murió el sultán Abu Abdallah, e ibn Jaldún volvió a cambiar de bando, aliándose en este caso con el sultán de Tremecén, Abu l-Abbas.

Unos años más tarde, Abu Faris Abdul Aziz derrotó al sultán de Tremecén e hizo prisionero a ibn Jaldún, quien, unos años más tarde (en 1370) fue enviado a Fez. Fue en aquel mismo año cuando ibn Jaldún se enteró de la huida de Granada de su amigo ibn al-Jatib.

Las habilidades políticas y la buena relación de ibn Jaldún con las tribus bereberes hizo que los gobernantes del norte de África se lo rifaran. Sin embargo, él empezaba ya a estar un poco cansado de la política y de tanto cambio de lealtades.

Ibn Jaldún encontró refugio y paz en una tribu bereber del oeste de Argelia y allí vivió durante tres años que aprovechó para escribir una introducción a su historia del mundo. Su reclusión fue tal, que llegó un momento en el que no podía acceder a los textos necesarios para concluir el trabajo.

Por esta razón, en 1378, regresó a su ciudad natal, ahora bajo el poder de Abu l-Abbas, quien puso a ibn Jaldún a su servicio. Sin embargo, ibn Jaldún aprovechó el tiempo casi exclusivamente a sus estudios y llegó a completar su historia del mundo.

Su relación con Abu l-Abbas siempre fue tensa, ya que este no podía evitar cuestionar su lealtad (a ver, ibn Jaldún… es totalmente comprensible).

Con la excusa de viajar hasta la Meca, que era algo a lo que un gobernante musulmán no podía negar el permiso, ibn Jaldún abandonó Túnez y zarpó hacia Alejandría.

5. Los últimos años de ibn Jaldún en Egipto

Durante aquellos años Egipto estaba experimentando un periodo de prosperidad y de alta cultura.

En 1348, el sultán egipcio, al-Malik udh-Dhahir Barquq, nombró a ibn Jaldún profesor de la Qamhiyyah Madrasah (la universidad) entre otros cargos, como el de juez. Ibn Jaldún pretendió llevar a cabo una serie de reformas, que encontraron bastante resistencia.

Un año después, dimitió como juez por esta entre otras razones. Otro factor que le ayudó a tomar esta decisión fue cuando, en 1384, un barco que trasportaba a su esposa e hijos se hundió en la costa de Alejandría, que pareció todo menos un accidente. Tras esta tragedia, ibn Jaldún decidió completar su peregrinación a la Meca.

Tras su regreso en 1388, ibn Jaldún se centró en su función educativa, aunque nunca dejó de lado del todo sus funciones diplomáticas.

Durante aquellos años, como ya vimos, ibn al-Jatib sufrió un largo proceso lleno de intrigas, acusaciones, calumnias… Ibn Jaldún no cesó de defenderlo y de realizar gestiones para evitar lo que resultó ser inevitable: En 1394 ibn al-Jatib fue finalmente asesinado (¿os acordáis de que «fue asesinado dos veces»?).

Ibn Jaldún pensó entonces regresar a Granada, pero fue acusado de ayudar a ibn al-Jatib y no se le concedió permiso para ingresar en la ciudad.

Ibn Jaldún pasó los últimos años de su vida en El Cairo, completando su autobiografía, a la vez que desempeñaba los cargos de maestro y juez.

Estatua y Plaza de ibn Jaldún en el Cairo

Sin embargo, sus ideales, siempre orientados a la reforma, llamaron la atención de las autoridades políticas y el ya anciano ibn Jaldún fue arrestado. Finalmente, murió el 17 de marzo de 1406.

Guía oficial de turismo e intérprete del Patrimonio en Granada, España

Maribel Contreras Sola

Guía Oficial de Turismo por la Junta de Andalucía GT/03682, Licenciada en Filología Inglesa y Máster en Enseñanza del Español como Lengua Extranjera, por la Universidad de Granada (UGR).

Mi trabajo consiste en convertir Granada en un libro abierto al visitante, en la divulgación rigurosa del conocimiento que creo, son factores que han marcado y definen mi experiencia laboral. Amo escribir acerca de Granada, es una forma de vivirla más intensamente y más personal.

¿Quieres registrarte?

A nosotros tampoco nos gusta el spam así que mandamos sólo cositas buenas

    Tu nombre*
    Email*
    He leído y acepto la Política de privacidad

    Volver a Sunset Blog

    Deja un comentario

    Reserva Ahora