⚔️ 2 de enero: Día de la Toma de Granada ⚔️

Y casi nada más comenzar el año llega el día posiblemente más polémico del calendario en Granada: el Día de la Toma. 529 años lleva celebrándose (2021) sin interrupción conocida, ahí es nada. Y digo que es un día polémico porque no hay día que divida más a los granadinos que este

Boabdil entregando las llaves de Granada a los Reyes Católicos el 2 de enero de 1492. Hoy se sigue celebrando, conocido como el Día de la Toma
La rendición de Granada, Francisco Pradilla (1882) Congreso de los Diputados.

El 2 de enero de 1492, los Reyes Católicos consiguieron reconquistar la ciudad de Granada. Pero, aunque aquello fue conocido como la Guerra de Granada (de la que hablaremos más en profundidad en su debido momento), es justo decir que, más que una toma militar, aquello fue una entrega relativamente pacífica de la ciudad tras la firma de las Capitulaciones de Santa Fe (17 de abril de 1492).

1. El 2 de enero de 1492

Los musulmanes de las ciudades tomadas por los cristianos fueron reuniéndose en lo que acabó siendo una Granada superpoblada y en constante estado casi de guerra civil y palaciega contra su rey, Boabdil (de quien también hablaremos en este blog en su debido momento).

El 25 de noviembre de 1491 se habían firmado las Capitulaciones de Granada, que instaban a Boabdil a dejar la Alhambra en un plazo de dos meses. Nunca se llegó a cumplir dicho plazo ya que, por miedo a sublevaciones, a un derrocamiento, el sultán rindió la ciudad prácticamente un mes antes.

De modo que el 2 de enero de 1492 tuvo lugar la ceremonia formal en la que Boabdil entregó las llaves de la ciudad. De manera prácticamente inmediata, los Reyes Católicos incorporaron a la punta inferior de su escudo real el símbolo heráldico alusivo a Granada.

2. El Día de la Toma, ayer y hoy. La polémica

Desde entonces, cada 2 de enero, tiene lugar la celebración de esta efeméride. Los actos comienzan bien temprano, con una misa en la Capilla Real a la que asisten las autoridades de la ciudad, tanto civiles como militares y religiosas, todos en traje de gala.

Todavía en el interior de la Capilla Real, delante de los sepulcros de los Reyes Católicos, tiene lugar tres veces la tremolación del pendón, y después es escoltado por todas estas autoridades en un recorrido por los alrededores de la Capilla Real. Esto es, calle Oficios, Gran Vía de Colón, calle Reyes Católicos y Plaza del Carmen, donde, en el balcón principal del Ayuntamiento, tiene lugar la tremolación de la enseña.

Mucha gente piensa que este pendón es el que llevaban los Reyes Católicos en su entrada en la ciudad el 2 de enero de 1492. La realidad es que, aunque este pendón original se conserva, está bastante deteriorado y se guarda en el tesoro de la Capilla Real. Por lo tanto, el pendón que se tremola el 2 de enero no es el original. Se trata de un pendón en damasco del siglo XVII, muy similar al original eso sí, en el que figuran las armas de Aragón, Sicilia, León y Castilla, los reinos que por entonces pertenecían al rey de España.

A día de hoy, hay un sector que la considera una fiesta xenófoba y arcaica al celebrar la derrota de los granadinos por motivos religiosos y culturales. Por otro lado, hay otro sector, algo nostálgico de militarismos dictatoriales, que aprovecha el día para rescatar planteamientos bastante intolerantes. Afortunadamente, el sector mayoritario vive la fiesta con tranquilidad y comprende que se trata de una tradición propia de Granada, recordando el gran eco que tuvo en Europa este hecho histórico, algo que hace de Granada un lugar importante en la historia universal.

Los bandos más extremistas quedan reunidos cada 2 de enero en la Plaza del Carmen, frente al Ayuntamiento de Granada, en un ambiente de lo más crispado, escenificando su bronca ideológica, más relacionada con la historia contemporánea que con el ocaso de la Edad Media. El resto de la concurrencia puede observar la celebración libremente, mientras que los bandos «irreconciliables» suelen vociferar separados por la policía municipal.

Cierto es que si miramos el hecho histórico desde el año 2021 nos puede resultar cruel y xenófobo. Pero la historia no hay que mirarla desde el presente. Hay que entenderla en su contexto, a pesar del paso de los años. Porque no, afortunadamente no pensábamos igual en 1492 que en 2021.

El Día de la Toma hay que observarlo como un hito en la historia de Granada, como el 4 de enero, que vio nacer al rey Mohammed V, al que le debemos el fascinante Patio de los Leones. O como el 26 de mayo de 1831, día en el que fue ejecutada Mariana Pineda, nuestra heroína local. Días que se marcan en el calendario pero que pueden tener una importancia acorde con los tiempos. E incluso la importancia que cada uno queramos darle.

El Día de la Toma tiene que verse con la importancia de ser una efeméride celebrada ininterrumpidamente desde 1492 y no puede analizarse hoy día solamente en términos de intolerancia. Esa intolerancia que en 1492 no era tal. Afortunadamente, los tiempos cambian y hoy algo así sería impensable. Pero tampoco podemos borrar y olvidar nuestra historia.

Sirva esta reflexión para comenzar el año 2021 con un llamamiento a la tolerancia pero también a la cordura que tanto faltó en 2020.

Además de este acto, el Día de la Toma también se permite, a todo aquel que quiera, subir a la Torre de la Vela, a tocar su campana. Cuenta la leyenda que si cumples con este ritual, te casarás… ¡Y dicen que funciona! ¿Te atreverías?

Recuerda que además de escribir un blog también guiamos visitas con el mayor rigor histórico. Las puedes ver aquí.

¿Quieres registrarte?

A nosotros tampoco nos gusta el spam así que mandamos sólo cositas buenas

    Tu nombre*
    Email*
    He leído y acepto la Política de privacidad

    Deja un comentario

    Reserva Ahora