Los orígenes de Granada – Parte 7: ¿Cómo era la Granada nazarí?

La Granada nazarí fue creciendo de tal manera que para 1327 ya pudo haber estado totalmente conformada, con una estructura típicamente islámica.

La ciudad, la medina (y también los arrabales), se organizaban en barrios muy diferentes entre ellos en cuanto a tamaño y población. Cada uno de estos barrios tenía al frente a un cadí, que era el encargado de mantener el orden.

La seguridad era muy importante en la Granada nazarí, de modo que, además del ya mencionado cadí, los barrios contaban con rondas nocturnas para vigilar, abrir y cerrar las murallas (tanto las interiores como las exteriores y principales).

Según el tamaño de cada barrio, éste dispondría o no de según qué servicios comunitarios (como podrían ser el baño público o hammam, la escuela, el horno comunitario o tahona, la mezquita…). Eso sí, incluso el barrio más pequeño o menos poblado debía tener un oratorio.

La ocupación de los terrenos en la medina (no tanto en los arrabales) era muy densa, por lo que casi no había espacios libres, y las calles eran muy sinuosas, estrechas y cortas (como vemos aún hoy en el barrio del Albaicín), aunque hubo excepciones, como es el caso de la Alcaicería.

Plano de la Granada nazarí
Plano de la Granada musulmana (Luis Seco de Lucena, siglo XX)

La Granada nazarí habría estado organizada en 6 grandes distritos amurallados (con sus arrabales) y 2 arrabales extramuros.

Cada uno de estos seis distritos intramuros estaba separado del otro por su propia defensa y puertas que abrían y cerraban para su protección. Estos distritos (cada uno con sus propios barrios -en árabe rabad-) eran:

1. Al-Qasba Qadima

O lo que es lo mismo, Alcazaba Cadima/Alcazaba Vieja. Se situaba en la parte más alta del actual barrio del Albaicín. En este distrito encontraríamos el Palacio Real de la dinastía zirí, reconstruido por el rey Badis. Como ya comentamos, en los inicios de la dinastía nazarí, Mohammed I también lo utilizó como residencia. Una de las puertas de acceso a este distrito era la llamada Bib Cieda (actual Arco de las Pesas).

Arco de las Pesas

2. Al-Qasba

Este distrito estaba situado justo al sur de Al-Qasba Qadima, descendiendo hasta el río Darro. Justo allí conformaba el Rabad Haxarris, cuyo hammam ha llegado hasta nuestros días (el Bañuelo). Otro de los barrios de este distrito era el de Rabad Badis, donde se encontraba (y se encuentra) el Palacio de Dar al-Horra. Una de las puertas de este distrito era la Bib al-Bonaida, (aún en pie, llamada Monaita). Junto con el distrito de al-Qasba Qadima, constituyeron el primer núcleo de la ciudad musulmana de la Granada nazarí.

Palacio de Dar al-Horra

3. La Ciudad Nueva

Este distrito se situaba justo al sur de los dos anteriores, en ambas orillas del río Darro. En el se situaban algunos de los edificios más importantes de la ciudad, como eran la Jima el-Kebir (la Gran Mezquita, desaparecida), la Alhondaq Gidida (el actual Corral del Carbón) o la al-Madras (la actual Madraza, que se conserva parcialmente). En la margen derecha del río se encontraba el Rabad Gelilis (lo que hoy sería Plaza Nueva).

Corral del Carbón

Evidentemente, un distrito tan amplio como era este, tenía muchas puertas de acceso. Según nos cuenta Seco de Lucena, pudieron ser hasta dieciséis. Una de ellas sería la famosa (y aún en pie) Bib Elbeira o Puerta de Elvira.

4. Albaicín

El nombre de este distrito acabó por dar nombre a toda la colina donde se habían instalado los ziríes, pero en época musulmana, hacía referencia exclusivamente a los barrios extramuros al norte de la ciudad, separados por el barranco Alahacaba. Con el nombre de Alhacaba sigue conociéndose hoy la cuesta que lo recorre.

Ya en época nazarí, se dividía en tres grandes barrios: el Rabad Baida (zona de la Cuesta del Chapiz), el Rabad Abbeyezin (la zona de Plaza Larga, donde se encontraba la Mezquita Mayor -la actual Iglesia del Salvador-), y el Rabad Xaira (en el actual Barrichuelo).

El acceso a este distrito podía hacerse a través de hasta diez puertas y tres de ellas conectaban directamente con al-Qasba Qadima (entre ellas la actual Puerta o Arco de las Pesas).

5. Madinat al-Hamra

Era la ciudad palaciega de la dinastía nazarí y se encuentra en la colina de La Sabika, en la margen izquierda del río Darro. En su interior había comercios, talleres, viviendas privadas…

Este recinto estaba además separado en otros dos recintos interiores: Alhizan o Alcazaba era el más antiguo, la fortaleza militar de origen zirí, que comunicaba con la ciudad por la Bib al-Medina (hoy Puerta de las Armas) y con la Alhambra a través de la Bib al-Hamra (la actual Puerta del Vino); el otro era Madinat al-Hamra en sí, donde se encontraban los palacios de los reyes, la Mezquita Real, varios baños, distintos palacios (como el de Dar Aben as-Serrach o Abencerrajes, hoy en ruinas) y una madinat, medina o ciudad.

Bib al-Hamra o Puerta del Vino

Otra puerta importante de este distrito era la Bib Xarea (actual Puerta de la Justicia), que sigue siendo uno de los accesos a la Alhambra.

6. Garnata al-Yahud

Por otro lado, en la zona sureste de la ciudad, desde final de la época de dominio almohade, se amuralló un gran recinto que incluía dos barrios y zonas sin edificar, ocupando todo lo que hoy conocemos como barrio del Realejo. Efectivamente, Garnata al-Yahud, se encontraba en su interior.

Además, la Granada nazarí también contaba con arrabales exteriores, muy diferentes entre sí. Uno de ellos era el Rabad Arrambla o Arrabal de la Rambla, un espacio utilizado como zoco, muy cerca de la Gran Mezquita, no demasiado grande pero con gran vida comercial. Estaba situado en lo que hoy conocemos como Bibrambla (ahora ya sabéis de donde viene el nombre) y también encontrábamos puertas importantes como Bib Arrambla, hoy conocida como Arco de las Orejas, demolida a finales del siglo XIX y reconstruida en el Bosque de la Alhambra en 1933. Este arrabal disponía de mezquita propia y de una alhóndiga.

Puerta de Bibrrambla, hoy en el Bosque de la Alhambra

El otro arrabal era el Rabad el-Necued o Arrabal de la Loma, en el extremo sureste de la muralla, y estaba rodeado de huertas sobre la orilla derecha del Genil (en lo que hoy conocemos como Vistillas de los Ángeles) y también por la Ciquia al-Quebira o Acequia Gorda.

Hoy día conservamos bastante del legado de la Granada nazarí. Sin embargo, aunque la fisonomía de la ciudad medieval se conserva en gran parte de la ciudad (sobre todo en el barrio del Albaicín), nos resulta bastante difícil imaginar lo bella (y exótica) que debió ser Granada en aquella época…

Curiosamente, el visitante viene buscando evocar este preciso momento histórico, acaso el más brillante de su historia como Ciudad-Estado. Así se ha hecho al menos desde el siglo XIX.

La buena noticia es que queda suficiente vestigio de aquellos vibrantes momentos como para imaginarnos aquel mundo ya perdido que, por su lejanía y exotismo es simplemente fascinante.

Nos vemos en el próximo post, porque este viaje a través del tiempo continúa.

Guía oficial de turismo e intérprete del Patrimonio en Granada, España

Maribel Contreras Sola

Guía Oficial de Turismo por la Junta de Andalucía GT/03682, Licenciada en Filología Inglesa y Máster en Enseñanza del Español como Lengua Extranjera, por la Universidad de Granada (UGR).

Mi trabajo consiste en convertir Granada en un libro abierto al visitante, en la divulgación rigurosa del conocimiento que creo, son factores que han marcado y definen mi experiencia laboral. Amo escribir acerca de Granada, es una forma de vivirla más intensamente y más personal.

¿Quieres registrarte?

A nosotros tampoco nos gusta el spam así que mandamos sólo cositas buenas

    Tu nombre*
    Email*
    He leído y acepto la Política de privacidad

    Volver a Sunset Blog

    Deja un comentario

    Reserva Ahora