Los Ilustres del Cementerio de San José en Granada

En nuestro post anterior hicimos un recorrido histórico por los múltiples cementerios que ha tenido la ciudad de Granada hasta llegar a tener solamente uno de confesión musulmana y otro de condición civil: el Cementerio de San José. Hoy, 1 de noviembre, Día de Todos los Santos, no nos vamos a mover de este último, y es que vamos a hacer otro recorrido, esta vez por las tumbas de los numerosos ilustres que descansan para siempre aquí. Granadinos de nacimiento y de adopción, o por lo menos con algún que otro vínculo con Granada.

El realizador Chicho Ibáñez Serrador, uno de los ilustres del Cementerio de San José de Granada
Chicho Ibáñez Serrador

En el cementerio de San José encontramos a ilustres de todo tipo. Como por ejemplo, gente relacionada con el mundo del espectáculo o de la televisión. Este es el caso de Pepita Serrador (1913-1964), que era argentina, pero antes de morir dejó bien claro su deseo de ser enterrada en Granada. A lo mejor Pepita Serrador no os suena mucho, pero su hijo seguro que sí (sobre todo si ya peináis canas): Chicho Ibáñez Serrador (1935-2019), que falleció en Madrid pero que pidió descansar para siempre junto a su madre, en Granada.

Foto de estudio del escritor granadino Ángel Ganivet  (1865-1898)
Ángel Ganivet

Pero si hay un gremio que abunda en el Cementerio de San José  es el de artistas. Uno de los granadinos más ilustres es, sin duda, Ángel Ganivet (1865-1898). Escritor, diplomático y autor del Idearium Español  y de Granada la Bella. Hablaremos de su figura más en profundidad en futuros posts, pero no podíamos no incluirlo en este artículo. Su cuerpo reposa en el Patio I, en una tumba sencilla, tal y como él pidió: una losa con una cruz encima.

Otro autor muy importante cuyos restos se encuentran en el Cementerio de San José  es Antonio Joaquín Afán de Ribera (1834-1906), abogado, dramaturgo y periodista del siglo XIX, todo un personaje en su época. Fue autor de Las noches del Albaicín, una serie costumbrista sobre Granada, sus barrios y su folclore. De aquella misma época, encontramos también en San José la tumba de Valentín Barrecheguren y Santaló (1853-1893), médico, pintor, industrial,intelectual, tertuliano y activista.

Otros artistas que descansan en San José son el pintor, crítico de arte, escritor y académico Marino Antequera (1897-1994), el arquitecto conservador de la Alhambra Modesto Cendoya (1856-1938), el restaurador del Carmen de los Mártires y del Monasterio de San Jerónimo Rafael García Bonillo (1931-2007), el escultor Francisco López Burgos (1921-1996) (que además es el autor de algunas de las esculturas del cementerio), el pintor Isidoro Marín (1863-1926), los poetas Javier Egea (1952-1999) y Juan de Loxa (1944-2017) y el poeta, músico y periodista Jesús Arias (1963-2015).

En el cementerio de San José también descansan ilustres relacionados con la Universidad de Granada (UGR) y demás intelectuales. Tal es el caso de una mujer adelantada a su época, que fue la primera alumna de la Facultad de Filosogía y Letras de la UGR, además de la primera profesora de la misma universidad: Joaquina Eguaras (1897-1981).

Otra mujer adelantada a su época, además de intelectual, es la jienense (aunque fallecida en Granada) Emilia Llanos (1885-1967), ligada a la tertulia del Rinconcillo del Café Alameda y amiga de Federico García Lorca. Junto a éste y a Manuel de Falla, acompañó  a Juan Ramón Jiménez y Zenobia Camprubí en su visita a Granada.

La intelectual Emilia Llanos (1885-1967)
Emilia Llanos

En el Cementerio de San José también descansan los restos de músicos y cantantes como Consuelo Tamayo La Tortajada (1867-1957), o los famosísimos Carlos Cano (1946-2000) y Enrique Morente (1942-2010). En el caso de La Tortajada (bailarina y cantante sin nada que envidiarle a la Bella Otero), al parecer estaba enterrada en el Cementerio de San José, pero aún no se ha confirmado. El caso es que hay un nicho a su nombre, pero cuando lo abrieron, comprobaron que estaba vacío. Es muy posible que lo comprara para algún familiar y luego sacaran sus restos. De hecho, no es el único caso así que encontramos en el cementerio…

La Tortajada (1867-1957), la Bella Otero granadina
Consuelo Tamayo «La Tortajada»

Ya hemos hablado de televisión, de arte, de música… Pero si hay algo que entretiene a las masas hoy día, eso es el fútbol. También encontramos en San José a dos futbolistas ilustres de la ciudad: el granadino José Millán González (1920-2008) (que debutó como profesional en 1939 con el Granada CF a los 19 años) y el argentino, pero granadino adoptivo, Luis Oruezábal (1952-2014), muy conocido por sus andadas futbolísticas pero más aún por haber sido el dueño del popular restaurante Chikito en Granada.

El futbolista y hostelero Luis Oruezábal (1952-2014)
Luis Oruezábal

Y ahora, hablando de trabajos apartados del arte y del espectáculo, en el Cementerio de San José también contamos  con ilustres dentro del mundo empresarial, como es el caso del fundador de Puleva, Luis de Angulo Montes (1941-2017).

Pero a mí, personalmente, me apetece destacar a uno de nuestros ilustres de San José en concreto. Sin desmerecer ni desprestigiar al resto. Y se trata de uno de los científicos más importantes de España: el granadino Emilio Herrera (1879-1967), figura mundial de la astronáutica. Fue ingeniero, militar, científico y político. De hecho, la mismísima NASA le tiene dedicada una sala. ¡¡Y se carteaba con Einstein!! Sin embargo, murió exiliado en Francia, casi en la pobreza. El final (de alguna forma) feliz de su historia es que finalmente pudo descansar para siempre en el cementerio de su Granada natal.

Uno de los granadinos más ilustres, Emilio Herrera (1879-1967)
Emilio Herrera

No querría concluir este post sin hacer una mención especial al Panteón de Personas Ilustres de la Ciudad. Y es que, cuando la tumba de Emilia Llanos apareció con una pegatina de Emucesa anunciando que esa tumba había vencido el plazo de concesión, situación parecida a la que sucedió con las sepulturas de Mariano Antequera, Modesto Cendoya, Rafael García Bonillo (todos ya mencionados) o el músico y compositor Valentín Ruiz Aznar (1902-1972), el Centro Artístico pidió que estos restos se depositaran en el panteón de personas ilustres de la ciudad, creado en 2010.

En este mismo espacio descansan los restos del escultor José Navas-Parejo, el médico Federico Olóriz, el dueño del restaurante Chikito Luis Oruezábal (al que ya mencionamos previamente), el pintor Enrique Padial (1938-2014) y el poeta José Ladrón de Guevara (1929-2019).

Si Granada ya tenía personalidad por su paisaje o su arte, también sus gentes han contribuido a poner esta ciudad en el mapa y le han dado vidas irrepetibles que puedes conocer visitando calles y barrios con nosotros.

¿Quieres registrarte?

A nosotros tampoco nos gusta el spam así que mandamos sólo cositas buenas

    Tu nombre*
    Email*
    He leído y acepto la Política de privacidad

    Deja un comentario

    Reserva Ahora