📍¿Cómo escoger a un guía de turismo en 2021?

Siempre nos queda un punto de intriga cuando acabamos de reservar un tour guiado y nos preguntamos cómo será nuestro guía de turismo, esa persona que nos va a recibir y con la que viviremos varias horas intensas, casi íntimas. Con ello en mente, me propongo resolver un poco de ese suspense que suele quedarnos a todos en una situación así.

Los guías de turismo en Granada en el punto de guías del Monumento Alhambra (Fuente: IDEAL)

La base de la que podemos partir es sin duda la profesionalidad, pero más allá de lo mínimo (las buenas formas, presencia, amplios conocimientos, idiomas o experiencia), debe existir algo más. Casi como lo que en el mundo de la moda es el panaché, que habla de una elegancia en conjunto, desde el movimiento a las maneras de una persona, su intelecto y gusto en el vestir. Algo así existe en mi profesión.

Yo pienso que la elegancia de un guía consiste en estar realmente con sus clientes, en la implicación y el disfrutar de la visita como si él o ella también estuviese descubriendo un lugar. El guía pone alma al momento y transmite ideas e imágenes al auditorio. También ha de haber una empatía sin límites y una cierta estética a la hora de hablar. Hasta aquí la metafísica.

A nivel práctico, además de embajador, un guía es la enciclopedia viviente de una localidad o región y debe saber resolver toda clase de dudas. Sabe improvisar para adecuar su trabajo a las circunstancias y a tus exigencias.

El ejemplo lo dejo aquí: en este vídeo producido por la Asociación de Guías Intérpretes del Patrimonio de Granada (AGIP), a la que pertenecemos, vemos de primera mano todo lo que un guía nos puede ofrecer cuando se trata de un destino tan encantador como lo es Granada.

El guía sabe cubrir una necesidad casi al instante, tiene contactos que pueden sacar a sus clientes de algún aprieto. Consiste en saberse los atajos sin hacer trampas, en saber qué ofrecer ante cada necesidad que plantea el cliente, que a su vez, es siempre un agradable desafío.

Posiblemente el guía de turismo esté mejor actualizado que una guía gastronómica, nos pueda llevar a colecciones privadas de arte o nos presente artesanos y otros exponentes de la etnología de un lugar.

Guiar en tiempos revueltos: aparecida la Covid-19 en nuestras vidas, los guías de turismo vimos cómo nuestra actividad, además de quedar paralizada por un largo tiempo, vino a ser replanteada por entero.

Acostumbrados a los ritmos de la "turistificación" de masas, había que hacerse ahora a los espacios desiertos y a una tranquilidad perturbadora, haciendo cotidianos los nuevos protocolos sanitarios, estando siempre vigilantes mientras explicamos un monumento, la idoneidad de una variedad de flores en un jardín o aquella particularidad de un cuadro expuesto. Dando igual en qué idioma.

Más que una prueba de resiliencia ha sido y es una prueba de resistencia ¿no crees?

El buen guía de turismo no sigue tendencias

En España nos reprochan, con cierta razón, que se valora más el tiempo calentando la silla en la oficina que el verdadero producto de una jornada de trabajo, esto es, más la forma que el fondo. Se han sugerido muchas ideas para resolver eso. El caso del guía de turismo es justo el contrario: la oficina es su cliente.

Sin embargo, con nosotros, la cosa no va así: un guía de turismo no debería desaparecer de la vista de sus clientes justo «porque se le ha terminado el turno de trabajo», salvo por causa de una necesidad acuciante o un problema personal verdaderamente urgente, claro está. El guía de turismo significa tiempo de calidad porque no deja de aportar información útil a quien le escucha durante toda la visita. Aquí no podemos dejar pasar las horas ni mucho menos «calentar el sitio».

Tampoco debe verse el guía coaccionado a recomendar distintos locales y atracciones sólo porque se lo han mandado, en contraposición a los free tours que son pura publicidad encubierta. Muy al contrario de esto, tu guía debe tener personalidad propia, sabiendo averiguar tus gustos y necesidades, el tiempo del que dispones y el servicio que esperas recibir, sólo así se podrá formar un criterio para aconsejarte mejor.

¿Y qué hay de las opiniones? Son de gran utilidad, cuando provienen realmente de nuestros clientes. Pero en realidad, su grado de satisfacción se va a notar o no al poco de acabarse la visita. En algunos casos, como en todas la relaciones humanas, surge la amistad. ¿Hay algo mejor que eso para describir el éxito?

Pero hablábamos de escoger al guía de turismo…

Obviamente, hay que solicitar guías oficiales, dotados de una habilitación legal, un carné, que asegure tanto la calidad de su servicio como la legitimidad de su desempeño. Como en tantas otras, en esta profesión hay mucho intrusismo. Incluso ya hay plataformas que te ofrecen los servicios de un conocedor, que en el mejor de los casos puede ser un amateur de la Wikipedia y en el peor, un forastero que acaba de bajarse del avión con los apuntes en la mano.

Debemos leer entre líneas, sobre todo detenernos a leer bien -nunca me cansaré de insistir en esto- lo que contratamos. Muchas veces el guía o la empresa de visitas guiadas busca mostrar su filosofía, pero si ves que algo es demasiado automatizado o impersonal, es mejor que sigas buscando y compares. Busca pasión, siempre.

Los guías de turismo celebran la apertura de la Alhambra tras el confinamiento de 2020

No te puedo recomendar el free tour en absoluto, aunque en Andalucía, desde donde escribimos, es obligatorio guiar con carné oficial habilitante, incluso para un free tour, siendo este tipo de servicio el anatema de lo que mostramos en el vídeo y creemos honestamente que debe ser un guía de turismo implicado en un proyecto que realmente aporte.

No quieras ser nunca una oveja en un rebaño, escuchando frases publicitarias antes, durante y después del tour. Sobre todo, no hagas que un profesional, como podrías ser tú en lo tuyo, viva de limosnas. No tires hacia el free tour.

Incluso si vas en grupo, bajo circunstancias normales el guía te mima y no intenta colarte locales o historias contadas a trozos. Un buen guía se implica contigo, va contigo y tú caminas con él.

En definitiva, ve hacia lo auténtico, huye de lo gratuito, porque cuando pagas por una visita guiada, un buen guía te va a ofrecer voluntariamente muchas otras cosas que necesitas como visitante. El destino turístico va a brillar con un buen guía de turismo y tú te llevarás mucha mejor experiencia que el que visitó el mismo sitio en solitario.

Alfredo J. Falcón

Guía Oficial de Turismo por la Junta de Andalucía GT/03160, Licenciado en Historia por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) y Máster en Conocimiento y Tutela del Patrimonio Histórico por la Universidad de Granada (UGR).

Dedico mi vida a la historia, casi todo lo que hago tiene alguna relación con ese motor de mi vida. Para mí, ser guía intérprete del Patrimonio es una forma de revivir e incluso sacar del olvido lugares, personas y objetos para que vuelvan a brillar a la luz de nuestro tiempo. Desde el turismo, al mundo del arte y las antigüedades como al del arte digital, me siguen moviendo los vientos constantes de la historia.

¿Quieres registrarte?

A nosotros tampoco nos gusta el spam así que mandamos sólo cositas buenas

    Tu nombre*
    Email*
    He leído y acepto la Política de privacidad

    Volver a Sunset Blog

    Deja un comentario

    Reserva Ahora