Charles de Gaulle en Granada (1970): ver Granada y morir.

EFEMÉRIDES- Charles de Gaulle en Granada: el 11 de junio de 1970 Granada viviría una fugaz revolución con la inesperada visita de Charles de Gaulle, ex-presidente de la República Francesa y de gira por España dado su enorme peso político en Francia.

Había renunciado un año antes, presionado por un estruendoso Mayo del 68 y un fracasado referéndum sobre las regiones de Francia que certificó la defunción de su largo ejercicio en la presidencia de la República Francesa. Pese a haber renunciado a la política, llevaría siempre consigo el enorme peso de su influencia más allá de la tumba, dejando a Francia el enorme legado del gaullismo, la creación de la V República, y a Europa, su valeroso liderazgo de la Resistencia francesa durante la II Guerra Mundial, plantando cara al nazismo.

Venía de entrevistarse con Franco y aparentemente habría de encontrarse con el Príncipe de España, Don Juan Carlos, en Córdoba, pero inesperadamente el 11 de junio de 1970 su comitiva marcó el rumbo un poco más al sur, yendo hacia Granada a través de Alcalá la Real.

La sorpresa de su visita no sería tal para las autoridades locales, que habían dispuesto algunos semáforos de la ciudad en ámbar para evitar inconvenientes al tránsito de tan ilustre visitante, cuyo Citröen DS -el mítico Tiburón, que junto con el Concorde representaba una de las glorias del diseño francés- entraría raudo por la Avenida Calvo Sotelo (actual Constitución) atravesando la Gran Vía de Colón en dirección a la Alhambra, tal como relata Ideal.

Siguiendo la efeméride publicada por este periódico en 2015, De Gaulle debió visitar la Alhambra en menos de una hora -aún quiero averiguar quién fue el sufrido guía que le explicó el monumento- porque para entonces ya se encontraba en la calle Oficios a punto de entrar en la Capilla Real, siempre acompañado de su esposa Yvonne Vendroux, su ayudante de campo, su escolta personal y la escolta policial española que se le había asignado, encontrando tiempo para visitar el Monasterio de la Cartuja.

Única imagen conocida de Charles de Gaulle en Granada (que fue totalmente una visita relámpago)
Charles de Gaulle sale de la Calle Oficios de Granada tras terminar su visita a la Capilla Real

Y en esto se resume la estancia de Charles de Gaulle en Granada…

En su visita a España De Gaulle se hallaba inmerso en la composición de unas valiosas memorias, ayudándose de la tranquilidad que le brindaría el Parador de Santa Catalina en el Castillo de Jaén, convenientemente cerrado durante su estancia -del 9 al 13 de junio- y que se convertiría en cuartel general durante su etapa andaluza, prefiriendo visitar distintas ciudades siempre desde el mismo punto de partida, esperándole en su suite una cama especial con la que viajaba a causa de su considerable altura: un metro y noventa y seis centímetros.

Como apunte, aquellas memorias para cuya escritura el viejo héroe requería de tanta tranquilidad e inspiración quedaron inconclusas, pues De Gaulle murió en ese mismo año, el 9 de noviembre, a causa de un aneurisma.

De todo lo expuesto, repito que quisiera conocer el nombre del sufrido guía -insisto- que lo acompañó, porque si bien es cierto que este tipo de visitas suelen ser breves y placenteras, también tendrán que tener un poco de sustancia, de contexto y de mostrar secretos. Por experiencia, tengo claro que no se consigue en cuarenta minutos y, según la exigencia del visitante, a veces ni en tres horas.

Muy seguramente, me aventuro a pensar que De Gaulle pudo visitar algo más que los Palacios Nazaríes y su propia pasión por la historia medieval ayudaría a su cicerone a paliar las carencias de una visita tan frenética. También es cierto que se puede explicar mucho con dos pinceladas si estas fuesen certeras.

Con todo, sé que un porcentaje menor de visitantes reducen su presencia a los Palacios Nazaríes y poco más y aún respetando las circunstancias de cada viaje, me atrevo a afirmar que están profundamente equivocados, que la Alhambra hay que verla de cabo a rabo y, si se puede, también los alrededores y hasta un esencial más allá: la ciudad de Granada, cosa que a su modo sí hizo De Gaulle. Me disculpan, pero sin Granada no hay La Alhambra y viceversa.

Por último, viene a mi memoria una noticia que ya tenía casi olvidada y que no tuvo el menor eco en prensa: la más que segura última visita a Granada de otro ex-presidente francés: Valery Giscard d’Estaing, quien gobernó entre 1974 y 1981. Creo que estuvo aquí, privadamente, un poco antes del verano de 2019, algo más de un año antes de morir. De ahí el paralelismo que me está incitando a pensar que en el Palacio del Elíseo sus residentes tienen casi por mandato ver Granada y morir.

Y este último párrafo, cuya credibilidad fío en la entera confianza del lector en mí, sirva como chisme que me permita despedirme, sólo por ahora, con una sonrisa.

Alfredo J. Falcón

Guía Oficial de Turismo por la Junta de Andalucía GT/03160, Licenciado en Historia por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) y Máster en Conocimiento y Tutela del Patrimonio Histórico por la Universidad de Granada (UGR).

Dedico mi vida a la historia, casi todo lo que hago tiene alguna relación con ese motor de mi vida. Para mí, ser guía intérprete del Patrimonio es una forma de revivir e incluso sacar del olvido lugares, personas y objetos para que vuelvan a brillar a la luz de nuestro tiempo. Desde el turismo, al mundo del arte y las antigüedades como al del arte digital, me siguen moviendo los vientos constantes de la historia.

¿Quieres registrarte?

A nosotros tampoco nos gusta el spam así que mandamos sólo cositas buenas

    Tu nombre*
    Email*
    He leído y acepto la Política de privacidad

    Volver a Sunset Blog

    Deja un comentario

    Reserva Ahora