info@sunsetours.es - La Alhambra - Entradas y visitas guiadas

Granadinos Ilustres. Parte 17: Las últimas sultanas de Granada: Aixa, Zorayda y Morayma

Hoy vamos a conocer a las que fueron las tres últimas sultanas de la Alhambra: Aixa (primera esposa de Muley Hassan), Zorayda (segunda esposa de Muley Hassan) y Morayma (esposa de Boabdil).

La sultana más famosa de la Alhambra: Aixa

Aixa bint Mohammed ibn al-Ahmar (o lo que es lo mismo, la mamá de Boabdil), es posiblemente la sultana más famosa que tuvo Granada. Sin embargo, aunque Aixa es uno de los personajes más conocidos o identificables de la dinastía nazarí, en realidad conocemos muy poco sobre ella. Sabemos que era hija del emir Mohammed IX y que nació en Granada, pero no sabemos cuándo exactamente.

También es verdad que lo poco que conocemos se mezcla con la multitud de leyendas que giran en torno a su persona. Y así, como os podéis imaginar, es muy difícil.

Se decía de ella que era una mujer con mucho sentido común y sabiduría, además de ser una mujer valiente y de gran temperamento. Unas cualidades que no le vinieron nada mal para enfrentarse a esos conflictos internos que ya estamos viendo que sufría la dinastía nazarí a finales del siglo XV.

Aixa se casó con su primo, el que fue el emir Abu al-Hassan Ali, al que se le conoce mejor como Muley Hassan o Muley Hacén y del que ya hablamos en un post anterior dedicado a él. El matrimonio llegó a tener tres o cuatro hijos: Abu Abd Allah Mohammed (que reinaría como Mohammed XI pero seguro que os suena más como Boabdil), Yusuf y Aixa (además de un posible cuarto hijo que moriría durante una epidemia).

La actriz Alicia Borrachero en la piel de Aixa en la serie "Isabel"
La actriz Alicia Borrachero en la piel de Aixa (serie Isabel)

Como ya vimos, tras 20 años de matrimonio exclusivo, Muley Hassan se enamoró de una concubina cristiana, Isabel, que acabó convirtiéndose al Islam y que fue llamada Turayya (Soraya, Zoraya o Zorayda). Aixa fue repudiada, condenada a vivir en un segundo plano. Los hijos, lógicamente, estuvieron del lado de su madre.

Sabemos que Aixa poseía y administraba bastantes propiedades en Granada hasta su marcha definitiva en 1492. Destacarían una alquería en Cijuela y, sobre todo, un palacio del Albaicín, que hoy conocemos como Palacio de Dar al-Horra y que le debe ese nombre precisamente a Aixa. Y es que su apodo era al-Hurra, “la honrada”. Por lo que, Dar al-Horra, significa “la Casa de la Honrada”.

Salida de la familia de Boabdil de la Alhambra, Manuel Gómez-Moreno (1880)

Una vez quedó Granada conquistada por los Reyes Católicos, Aixa debió vender sus propiedades y acompañó a su hijo al exilio. Primero, al señorío que le fue concedido en las Alpujarras, en Laujar de Andarax. Fue en este camino donde tiene lugar la leyenda más famosa sobre Aixa. Y es que, cuenta la leyenda, que Boabdil se paró a admirar lo que había sido su ciudad, su reino, y comenzó a llorar. Y Aixa le dijo esa frase tan famosa (pero tan poco políticamente correcta hoy día) de “Llora como mujer lo que no supiste defender como un hombre”. Y sí, decimos leyenda porque dudamos mucho que Aixa pronunciara esas palabras… En nuestra visita a la Alhambra te contamos por qué…

Escena de la serie Isabel que refleja aquella supuesta frase de Aixa a su hijo (me perdonáis los subtítulos en inglés, pero no encontré otro vídeo de este momento)

Después de un tiempo en Laujar de Andarax, la familia siguió su camino al exilio definitivo, a Fez, donde seguramente murió Aixa, aunque tampoco sabemos la fecha exacta de su muerte.

La cristiana que fue sultana: de Isabel de Solís a Zorayda

Sus orígenes son muy confusos porque, por lo general, sus contemporáneos no tuvieron demasiado interés en dar con ellos o aclararlos. Sin embargo, la podemos identificar como hija del comendador Sancho Jiménez de Solís, alcaide de Bedmar y de la Higuera de Martos.

El 29 de septiembre de 1471, Muley Hassan realizó un ataque, consiguiendo un gran número de prisioneros que llevarse a Granada, entre los que iría la joven Isabel, todavía una niña.

La belleza de Isabel rápidamente deslumbró al emir, que la acabó convirtiendo en su esposa tras su conversión al Islam. Es en ese momento cuando Isabel pasa a llamarse Turayya (Soraya, Zoraya o Zorayda), que significa “lucero de la mañana”. ¿Y todavía os parecen exagerados los paralelismos con Juego de Tronos? (¿Os acordáis de cómo Khal Drogo le decía a Khaleesi eso de “Eres mi sol y mis estrellas” y ella le respondía “Eres la luna de mi vida”? A mí me lo recuerda, ¿vale?). En cualquier caso, este matrimonio debió ocurrir entre 1474 y 1475, momento en el que Muley Hassan le dona un gran número de propiedades y le dio un puesto privilegiado en la Corte.

Durante aquél primer reinado de Boabdil -sublevado contra su padre- que no llegaría ni al año de duración (junio de 1482 – abril de 1483), Zorayda viviría en la Alcazaba Cadima del Albaicín hasta momentos posteriores al 20 de abril de ese 1483 en que tras la batalla de Lucena Boabdil fue hecho prisionero y Aixa salió de la Alhambra. Fue entonces cuando Zorayda volvió a instalarse en la Alhambra como esposa del emir.

La actriz Nani Jiménez como Isabel de Solís o Zorayda en la serie Isabel

La influencia que pudo ejercer sobre Muley Hassan y todos los bienes con el que el emir la fue dotando, pudo crear cierta animadversión hacia ella.

Muley Hassan y Zorayda tuvieron dos hijos varones, Saad y Nasr, que desde su nacimiento fueron considerados príncipes reales. También ellos fueron dotados de bienes por Muley Hassan.

A Zorayda se le ha colocado como protagonista de las disputas internas de la Corte granadina. Sus contemporáneos siempre dejaron caer que sus amores con el emir conllevaron el abandono de la primera esposa, Aixa, quien, celosa y humillada, buscaría el apoyo de los poderosos Banu Sarray (Abencerrajes) para provocar la caída de Muley Hassan. Pudo ser verdad o no. El caso es que el mismo Muley Hassan ya había conspirado contra su padre ayudado precisamente por los Abencerrajes. Por lo que esas discordias internas se producían igual sin la ayuda de supuestas afrentas de esposas humilladas. (El daño que una leyenda puede hacer a la historia daría para otro post… porque la Alhambra y cuanto la rodea son pasto de un furor legendario viejo de siglos).

Mientras Muley Hassan vivió, ella se mantuvo a su lado. A la muerte del emir, Zorayda buscó la protección de su cuñado, al-Zagal. Se ha llegado a decir que incluso él le pidió matrimonio, a lo que ella se negó (pero no a su protección).

Recordemos que al-Zagal se exilió, pero tanto ella como los hijos que había tenido con Muley Hassan, se quedaron en Granada. Rápidamente (y lógicamente también), los Reyes Católicos mostraron mucho interés en los hijos, para evitar que pudieran ser animados a la rebeldía. Por eso, ordenaron el traslado de Saad y Nasr a Sevilla en marzo de 1490, para mantenerlos alejados de Granada y, claro, de cualquier asunto político.

El 30 de abril de 1492, el Obispo de Guadix, fray García de Quixada, los bautizó. Fueron apadrinados por el propio rey Fernando y su hijo, el heredero, Don Juan, tomando los nombres cristianos de estos: Saad se convirtió en Don Fernando y Nasr en Don Juan.

Zorayda permaneció algo más de tiempo en Granada y, tras la insistencia de sus propios hijos y de los Reyes Católicos, volvió a la fe cristiana, volviendo a tomar el nombre de Isabel. Desde entonces se la conocerá como Doña Isabel o como Isabel de Granada.

Al principio, Isabel disfrutó de 150.000 maravedíes anuales, aunque esta cantidad se rebajó un tercio años después. Sus hijos tuvieron una asignación anual de medio millón de maravedíes.

Isabel estuvo brevemente en Córdoba y después se afincó en Sevilla. No se sabe mucho de ella durante aquellos años, ni tampoco sobre su muerte.

Don Fernando se casó con Doña Mencía de la Vega, señora de Tordehumos, Castrillo, Guardo y Castejón. No tuvieron descendencia y murió en Burgos en 1512. Don Juan contrajo matrimonio con Doña Beatriz de Carvajal. Quedó viudo y se casó con Doña María de Toledo, con quien tuvo una una descendencia muy numerosa. Vivió en Valladolid y fue enterrado en el Monasterio del Prado.

La última sultana de la Alhambra: Morayma

Morayma había nacido en Loja y era hija de Aliatar, aliado y socio de Boabdil.

La pobre Morayma no debió tener una vida demasiado apacible, ya que estaría marcada por las constantes ausencias de su marido, Mohammed XI (Boabdil), y la permanente presencia de su suegra, Aixa (que ya hemos visto que no era una mujer fácil).

Además, como hablamos brevemente y como veremos en el post dedicado a Boabdil, tuvo que vivir unos 9 años años sin sus hijos, que habrían quedado bajo la custodia de los Reyes Católicos, rehenes cuya supervivencia dependía de la obediencia de su padre Boabdil, quien los recuperaría sólo tras hacerse efectivas las capitulaciones definitivas que supusieron la caída de Granada en manos cristianas.

De hecho, aquella primera semana de 1492 en la que la familia real abandonaría Granada, Morayma hizo el viaje sin sus hijos, retenidos por los Reyes Católicos para prevenir un alzamiento de los partidarios de Boabdil. Por lo que podemos decir casi con total seguridad que, entre febrero de 1492 y agosto de 1493, pudo ser el único año de felicidad de Boabdil y Morayma tras recuperar a sus hijos.

Alba García como Morayma en la serie Isabel

Antes de partir, Boabdil ordenó abrir el Cementerio Real de la Alhambra para que sus antepasados no quedaran en tierra cristiana. De camino a Laujar de Andarax, en Mondújar, mandó construir un nuevo Cementerio Real en un lugar tan secreto que, a día de hoy, seguimos sin saber dónde está. No podía imaginar entonces Boabdil que solamente un año después tendría que volver a ese nuevo cementerio a enterrar a su querida Morayma.

Según la costumbre musulmana, el cuerpo de Morayma fue lavado y perfumado antes de ser envuelto en un sudario blanco sin coser ni en la cabeza ni en los pies. Después, fue colocada en unas parihuelas y portada por los cuatro o cinco hombres de más confianza de Boabdil hasta la mezquita, donde el imán anunció su muerte en la puerta para que todos los asistentes oraran por su reposo eterno. Después, comenzó el camino hasta Mondújar mientras la comitiva recitaba suras del Corán.

Se sabe muy poquito sobre ella, pero siempre se ha dicho que Boabdil la quiso tanto que cuando ella murió, tomó la decisión definitiva de abandonar Laujar de Andarax y que nunca más volvería a casarse.

Aixa, Zorayda y Morayma según la serie de TVE "Isabel"

Tres vidas muy diferentes entre ellas pero unidas, entrelazadas y marcadas por la tragedia que debió suponer, para ellas y toda la familia, abandonar la que había sido su casa

Guía oficial de turismo e intérprete del Patrimonio en Granada, España

Maribel Contreras Sola

Guía Oficial de Turismo por la Junta de Andalucía GT/03682, Licenciada en Filología Inglesa y Máster en Enseñanza del Español como Lengua Extranjera, por la Universidad de Granada (UGR).

Mi trabajo consiste en convertir Granada en un libro abierto al visitante, en la divulgación rigurosa del conocimiento que creo, son factores que han marcado y definen mi experiencia laboral. Amo escribir acerca de Granada. Es una forma de vivirla más intensamente y más personal.

Volver a Sunset Blog

Deja un comentario

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0.00