info@sunsetours.es - La Alhambra - Entradas y visitas guiadas

Granadinos Ilustres. Parte 18: Mohammed XII || Declive del Reino Nazarí (vol.VI): 1485-1487

Pues esto está llegando a su fin. Hoy, el penúltimo capítulo de la vida de los sultanes de Granada: Mohammed XII, al-Zagal, que tuvo un reinado breve pero intenso y que fue una figura clave en la última parte de la historia de la Dinastía Nazarí.

La vida de al-Zagal antes de convertirse en Mohammed XII

No conocemos con exactitud su fecha de nacimiento, pero debió ser algo después de la de su hermano Abu al-Hassan Ali (que ya dijimos que nació entre 1436 y 1437), siendo por lo tanto el segundo hijo del emir Abu Nasr Saad.

Para diferenciarlo de su sobrino, también llamado Mohammed (aunque lo conocemos mejor como Boabdil), sus coetáneos lo llamaron al-Zagal, que significaba ‘el Bravo‘, ‘el Valiente‘, ‘el Poderoso en armas‘. Un nombre mucho más prestigioso que el que aplicaron a su sorbino Mohammed XI (y que conoceremos en su momento). El nombre se hizo tan popular, que se quedó en el castellano, el gallego y el portugués.

Según algunas fuentes cristianas, al-Zagal era alto y proporcionado, ni gordo ni flaco. Además, su rostro era digno y muy pálido.

El actor Javier Mora en la piel de Mohammed XII al-Zagal en la serie de RTVE "Isabel"
El actor Javier Mora como al-Zagal en la serie Isabel

Como ya hemos hablado un poco de él en posts anteriores, voy a intentar ser lo más breve posible antes de meternos en harina y hablar de lo que fue su reinado en sí.

Las primeras noticias que tenemos de él son las del inicio de su actividad política, siendo muy joven, bajo el reinado de Mohammed X (post al que podéis acudir para no repetirnos demasiado por aquí).

En el post sobre Muley Hassan, comentamos que se refugió en Castilla en 1464, por miedo a ser detenido por su hermano mayor precisamente, que estaba a punto de derrocar a su padre.

En 1470, la familia de los Banu al-Sarray, los Abencerrajes, lo proclamaron sultán. Pero él, se reconcilió con su hermano y pudo volver a Granada. Algunos de los Abencerrajes no acabaron tan bien…

A partir de ese momento, al-Zagal siempre se mantuvo al lado de su hermano hasta que el hijo mayor de Muley Hassan lo destronó obligándolo a retirarse a Málaga, ciudad a donde lo acompañó al-Zagal. Desde allí se encargó de dirigir numerosas victorias en favor de su hermano, Muley Hassan.

El actor Roberto Enríquez en la piel de Abu al-Hassan Ali (o lo que es lo mismo, Muley Hassan) en la serie "Isabel"
Roberto Enríquez como Muley Hassan en Isabel

Fue en esta época cuando Mohammed XI, Boabdil, fue derrotado y hecho cautivo. Muley Hassan pudo recuperar el trono y al-Zagal volvió a acompañarlo.

Ya hablamos de cómo durante este segundo reinado, Muley Hassan se quedó ciego y fue al-Zagal quien se hizo cargo del ejército. Uno de los objetivos principales era recuperar Almería, que controlaba el segundo hijo de Muley Hassan, Yusuf. Cosa que consiguió. Fue entonces cuando al-Zagal le preguntó a Muley Hassan qué hacer con los rebeldes. El sultán ordenó la ejecución de los cabecillas. Su propio hijo, Yusuf, incluido.

Bajo su mando, el ejército mejoró su defensa y aumentó su resistencia frente al enemigo. Pero eso no impidió que los cristianos siguieran conquistando territorios.

En el post sobre Muley Hassan vimos cómo, después de una serie de victorias bastante importantes, al-Zagal entró triunfante en Granada y el pueblo lo aclamó. Por eso, y debido a la ceguera y a la enfermedad de Muley Hassan, al-Zagal fue entronizado el 17 de junio de 1485.

El (breve pero intenso) reinado de Mohammed XII

Su reinado fue breve y muy turbulento a pesar de que lo comenzó con buen pie. La guerra con los cristianos era ya permanente y Granada se encontraba en plena guerra civil.

Sin embargo, gracias al prestigio, al apoyo del pueblo y a la capacidad militar de Mohammed XII, el Reino de Granada era fuerte y el sultán considerado un enemigo peligroso que estaba dispuesto a volver a unificar al-Ándalus. Y eso no que no podía permitir el rey Fernando. ¿Qué hizo éste? Pues mandar a su emir vasallo, que no era otro que Boabdil, a una nueva campaña de asalto al trono. Con el apoyo de Fernando, Boabdil ofrecía la paz que había firmado con éste para todos los que lo reconocieran como emir.

Pues la influencia de Boabdil se fue expandiendo hasta llegar a la capital del reino. Él y sus seguidores convencieron a los habitantes del Albaicín para proclamar rey a Boabdil y poder, por fin, estar en paz con los enemigos. Los albaicineros, ganaderos y campesinos que lo único que querían era vivir tranquilos y en paz, aceptaron. Esto desencadenó una batalla campal, una guerra civil en la ciudad de Granada, llegando a ser utilizados los cañones desde la Alcazaba por los partidarios de Mohammed XII al-Zagal.

Los cristianos, lógicamente, se frotaban las manos. Aquello duró meses, pero hubo diálogo entre un bando y otro y eran conscientes de que aquello solamente iba a provocar la ruina y destrucción del reino. Por lo que se llegó a un acuerdo: Boabdil renunció a sus pretensiones en favor de su tío y se trasladó a Loja, que estaba bajo su autoridad. A pesar del tratado de paz con Fernando V, éste tomó la ciudad.

El pobre Boabdil volvió a ser apresado y tuvo que firmar un nuevo pacto con Fernando V, que éste aprovechó para avivar la guerra civil: le concedería a Boabdil la región oriental de al-Ándalus como señorío en vasallaje si era capaz de tomarla en ocho meses y una tregua de 3 años a todos los territorios que se mostraran partidarios de Boabdil.

Boabdil acabó estableciéndose en Vélez, cuya población lo había reconocido como emir. Poco después entró secretamente en el Albaicín el 15 de octubre de 1486. Pero el resto de la ciudad seguía siendo fiel a Mohammed XII al-Zagal y sí, lo adivináis: de nuevo se desataron luchas en las calles de Granada. Las tropas castellanas incluso entraron en el Albaicín para apoyar a Boabdil. Por miedo a los ataques cristianos, Málaga se posicionó al lado de Boabdil, pero Vélez-Málaga siguió del lado de Mohammed XII al-Zagal.

Este enfrentamiento interno acabó durando seis meses y, viendo que esto paralizaba cualquier respuesta militar de Mohammed XII al-Zagal, Fernando V aprovechó para atacar Vélez-Málaga. A los diez días, Mohammed XII al-Zagal tuvo que tomar la arriesgada decisión de abandonar Granada e ir en persona a defender Vélez-Málaga el 21 de abril de 1487. Pero sus tropas eran muy indisciplinadas y no pudo lograr su objetivo, por lo que regresó a Granada. En el camino de vuelta, recibió una horrible noticia: su sobrino Mohammed (Boabdil) se había apoderado de Granada y, el 29 de abril de 1487 había sido proclamado emir.

Al-Zagal durante el segundo reinado de Mohammed XI

Al-Zagal puso rumbo a las Alpujarras para después dirigirse a Guadix, mientras finalmente Vélez-Málaga caía el 4 de mayo de 1487. A pesar de haber sido destronado, siguió con su actividad militar defendiendo ante los ataques de los cristianos.

En Guadix, al-Zagal se hizo fuerte y se mantuvo independiente, consiguiendo que bastantes territorios siguieran de su lado. Llegó a dominar Guadix, Baza, las Alpujarras y Almería. La gente lo apoyaba y le tenía simpatía por su valentía y su lucha contra los cristianos. Por eso, al-Zagal obtenía rentas de todas esos lugares que lo reconocían y llegó incluso a acuñar moneda en Guadix. Mientras tanto, Mohammed XI (Boabdil), casi no podía hacer frente a los gastos de Granada y dependía del subsidio de los castellanos, que lo obligaban, además, a reprimir las protestas de la población de forma sangrienta.

Las incursiones de al-Zagal en territorio cristiano y viceversa no cesaron. A pesar de ver cómo se desmoronaban comarcas enteras, al-Zagal no se venía abajo y seguía consiguiendo frenar a los cristianos en una lucha totalmente desigual. Consiguió que Salobreña y Almuñécar abandonaran a Mohammed XI y volvieran a su lado, consiguió reconquistar Nerja, someter Torrox, tomar Padul y Alhendín en agosto de 1488 y estuvo muy cerca de asediar Cúllar.

Pero Castilla estaba empeñada en conquistar al-Ándalus. El pobre al-Zagal iba resistiendo como podía, consiguiendo en 1488 impedir la conquista de Almería, Baza y Guadix. Pero los Reyes Católicos dijeron que “hasta aquí”. Era el momento de acabar con Mohammed XII, al-Zagal, el ‘señor de Guadix‘.

Con ese fin, comenzaron la campaña para la conquista de Baza, considerada hasta entonces inexpugnable (y además, cuando al-Zagal conoció las intenciones de Isabel y Fernando, mandó refuerzos). Los bastetanos fueron muy valientes y el proceso duro y bastante largo y los cristianos incluso estuvieron a punto de rendirse. El tema de las reservas de alimentos fue uno de los factores decisivos. Una vez agotadas, la situación era insostenible. Así que, finalmente los bastetanos se rindieron y el 4 de diciembre de 1489 se entregó la ciudad.

De camino a Almería, todos los territorios por los que iba pasando Fernando V se fueron sometiendo sin resistencia alguna. Consciente de que había perdido la guerra, al-Zagal salió de Guadix y se dirigió al encuentro de Fernando V para negociar su rendición.

El 10 de diciembre de 1489 se firmaron las capitulaciones entre los Reyes Católicos y “el rey de Guadix, al-Zagal, que le exigían a éste vasallaje y la entrega de todas las ciudades que dominaba a cambio de un señorío que abarcaba Lecrín, Lanjarón, Órgiva y Andarax. Además, al-Zagal estaba preocupado por su familia e incluyó la protección de su hermana y sobrinos, la segunda mujer de su hermano Muley Hassan (Zorayda) y de sus hijos, de los que se preocupó especialmente.

Nani Jiménez, Zorayda en la serie Isabel

Se estableció en Andarax y colaboró en impedir una conspiración que pretendía colocar en el trono al primogénito de Muley Hassan y Zorayda, Saad, para derrocar a Mohammed XI (Boabdil). Los Reyes Católicos mandaron a los dos príncipes a Sevilla hacia marzo de 1490.

Finalmente, al-Zagal decide emigrar. Fernando V le dio permiso a cambio de 23 de sus territorios y sus rentas. Recibió al-Zagal 5millones de maravedíes (casi la mitad de lo que el rey Fernando había estipulado). Renunció a las salinas de la Malahá en favor de su cuñado, que se había convertido al cristianismo con el nombre de Pedro de Granada y que estaba prosperando.

Se embarcó dirección a Orán y de ahí a Tremecén, donde fue bien recibido y se estableció finalmente. Fueron muchas familias musulmanas las que emigraron con él.

A principios de enero de 1494, casi todas estas familias que se embarcaron con él, habían emigrado ya hacia Oriente, dejando a al-Zagal solo en Tremecén, con unos diez de los suyos. Como dice su epitafio, “abandonado entre sus mujeres”. Y es que ni pudo conseguir que los Reyes Católicos enviaran a Tremecén a Saad y Nasr, sus sobrinos.

Murió el 7 de mayo de 1494, en el exilio, después de haber luchado tanto y tan valerosamente. Dejó descendientes en Tremecén que, en el siglo XVI y principios del XVII, se hacían llamar los Banu Sultan al-Ándalus (los hijos del sultán de al-Ándalus).

Como veis, no fue para nada un mal rey, pero su figura ha quedado ensombrecida y se puede decir que hasta en un segundo plano. Primero, por la brevedad de su reino. Pero sobre todo porque pasó la mayor parte de su vida al servicio de su hermano, el emir Abu al-Hassan Ali y después destronado por su propio sobrino, Mohammed XI, Boabdil. Pero no podemos dejar de recalcar que sin duda fue un apoyo esencial para el éxito militar y prosperidad de Abu al-Hassan y el símbolo de la defensa de al-Ándalus en época de Mohammed XI, Boabdil, que fue dependiente y colaborador, prácticamente toda su vida política, de los Reyes Católicos.

Fue Mohammed XII un hombre, un rey, reconocido y prestigioso en al-Ándalus, Castilla y el Magreb por su valentía y su esfuerzo, incluso ya destronado, para mantener la resistencia ante los cristianos, a pesar de su inferioridad numérica. Un hombre coherente, de principios, que intentó reconciliarse con su sobrino e incluso le cedió el trono para conseguir la unión frente al enemigo común. Nunca lo consiguió…

Acabamos así con la vida y obra de Mohammed XII al-Zagal, con un tono un poco triste. Pero para triste lo que se viene: Boabdil y cómo perdió el Reino de Granada definitivamente. Estad atentos…

Guía oficial de turismo e intérprete del Patrimonio en Granada, España

Maribel Contreras Sola

Guía Oficial de Turismo por la Junta de Andalucía GT/03682, Licenciada en Filología Inglesa y Máster en Enseñanza del Español como Lengua Extranjera, por la Universidad de Granada (UGR).

Mi trabajo consiste en convertir Granada en un libro abierto al visitante, en la divulgación rigurosa del conocimiento que creo, son factores que han marcado y definen mi experiencia laboral. Amo escribir acerca de Granada. Es una forma de vivirla más intensamente y más personal.

Volver a Sunset Blog

Deja un comentario

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0.00