50 aniversario del hallazgo de la Dama de Baza 🔎

Prácticamente en los inicios de este humilde blog hablábamos sobre la civilización íbera y su importancia en el área granadina. No pudimos evitar mencionar por aquel entonces a la Dama de Baza, nuestro mejor ejemplo del arte íbero, ya que su estudio nos ha permitido desvelar y conocer mucho…

Pues hoy, 20 de julio de 2021, celebramos el 50 aniversario del hallazgo de la Dama de Baza y toca volver a hablar de ella.

El hallazgo de la Dama de Baza

La mañana del 20 de julio de 1971 el arqueólogo gallego Francisco Presedo, profesor de la Universidad de Sevilla, se encontraba en la localidad de Baza, al norte de la provincia de Granada, por encargo de D. Pedro Durán Farrell.

Presedo había sido director de las excavaciones arqueológicas en aquel mismo yacimiento de Baza entre 1953 y 1956 antes de volver a serlo entre 1968 y 1971.

Cuando en julio de aquel año 1971 estaba a punto de cerrarse la campaña, Presedo halló en la tumba 155 de la necrópolis del Santuario una figura femenina sedente: la Dama de Baza. Se encontró en una cavidad de ángulos redondeados de 2,60 metros de lado y 1,80 de profundidad. Este hallazgo fue, sin duda, uno de los más importantes del siglo XX en España.

Imagen clave del hallazgo de la Dama de Baza
Francisco Presedo tras el hallazgo de la Dama de Baza

En el momento del hallazgo, se pensó que podría tratarse de una diosa enterrada en la tumba de un hombre, ya que dentro de la tumba se encontraron varias armas. Sin embargo, pocos años después, se comprobó que la Dama de Baza podría representar en realidad a una mujer de la aristocracia local de Basti, ya que, además, apareció rodeada de un rico ajuar compuesto de piezas de cerámica, bronce, hierro, piedra y concha.

Lo que sí está claro es que la figura se concibió como una cineraria (una especie de urna para guardar las cenizas de un difunto). De hecho, los restos cremados encontrados en la cavidad lateral de la Dama de Baza, nos desvelaron que realmente se trataría de la tumba de una mujer de entre 20 y 30 años.

Gracias a este hallazgo de la Dama de Baza, entre otros, aprendimos que la mujer íbera tenía un importante papel en la sociedad.

¿Qué pasó tras el hallazgo de la Dama de Baza?

Francisco Presedo imaginamos que se llevó una alegría. Pero aquel hallazgo no estuvo libre de polémicas, ya que dio pie a una serie de pleitos sobre la propiedad de la Dama de Baza con los dueños del terreno excavado donde había aparecido (pertenecía a la familia de D. Antonio Vicente Lorente).

De modo que, tras su descubrimiento, la Dama de Baza fue llevada al Instituto de Restauración para su limpieza, y de allí pasó al Museo Arqueológico Nacional en 1971, en forma de depósito hasta la resolución del juicio tras la que, todo apuntaba que, pasaría a formar parte de la colección estable o permanente del museo.

Tras el juicio por su propiedad, el Tribunal Supremo dictó sentencia el 22 de marzo de 1976: la Dama de Baza pertenecía al Estado. Por lo tanto, el siguiente paso fue tasarla para indemnizar a D.Antonio Vicente Lorente. La tasación ascendió finalmente a 450.000 pesetas.

En Baza, lógicamente, también hubo mucho revuelo a causa del hallazgo. Sobre todo cuando se empezó a barajar la posibilidad de que la Dama de Baza fuera llevada a Granada o a Madrid (donde acabó finalmente). Podría decirse que los bastetanos se echaron a la calle para evitar que se llevaran a su Dama.

Y es que el hallazgo de la Dama de Baza podría haberle dado a la ciudad de Baza un recurso incuestionable para retomar la importancia que la localidad y el área tuvieron en aquel pasado tan lejano. Sin embargo, no existía entonces gran conciencia de conservación patrimonial.

¿Cómo es la Dama de Baza?

Son varios ya los posts en los que hemos mencionado a la Dama de Baza pero, ¿cómo es realmente?

Se trata de una escultura sedente, entronizada, y que fue esculpida en un único bloque de piedra. Como ya hemos mencionado, tiene una oquedad lateral en la que aparecieron los restos cremados de una mujer.

Sus manos descansan sobre sus rodillas. Una de ellas, la derecha, directamente. La izquierda, sujetando un pichón.

La figura está cubierta por un manto y una triple banda ondulada en el borde. En el manto podemos ver diferentes pliegues (rígidos y geométricos) para dar una idea de movimiento. El tocado es una tiara alta que va pegada a las sienes y que queda rematada en la frente con tres pliegues, simulando el último de ellos una especie de diadema de cuentas. Debajo, asoma tímidamente el pelo, dividido en dos partes y con dos rodetes a ambos lados del rostro.

Por debajo del manto lleva una túnica, dos sayas y unas babuchas sobre los pies, que descansan sobre un cojín.

No son los únicos detalles del atuendo que saltan a la vista. También lo hacen sus pendientes con flecos, cuatro gargantillas y dos collares, cinco ajorcas lisas en una mano y dos en la otra y cinco anillos en la mano izquierda.

En su cara también podemos ver detalles como sus ojos, sus cejas y sus pestañas, bastante bien marcadas.

La Dama de Baza y su trono (alado, con brazos y patas delanteras en forma de garra) reposan sobre una basa cuadrada.

Los colores de la Dama de Baza

Los allí presentes durante aquellos primeros momentos tras el hallazgo, contaban que la Dama de Baza emergió de la tierra con la policromía en un estado sorprendentemente bueno, pero que conforme fue entrando en contacto con la luz del sol, fue apagándose en cuestión de horas hasta prácticamente desaparecer. Para evitarlo, Presedo consiguió un bote de laca para el pelo y embadurnó a la Dama de Baza para tratar de conservar la policromía restante.

Aún podemos apreciar restos de color rojo, sobre todo, pero también azules. Así luce, a día de hoy, la Dama de Baza:

Arte íbero: urna cineraria ibera antropomorfa y policromada con representación sedente de mujer de estrato social alto

Sin embargo, este 2021, hemos podido conocer cómo eran realmente los colores de la Dama de Baza. Unos colores que estaban ahí desde principios del siglo IV a.C y que tan cerca estuvieron de desaparecer en una sola mañana…

Para recuperar los colores y los detalles perdidos, los expertos se han apoyado en “fotografías digitales que permiten una observación detallada de la imagen y el resalte de determinados aspectos de esta”.

Este sería el resultado

Por eso, el equipo de expertos ha eliminado prácticamente el 100% de la luz reflejada especularmente (con brillos) con una iluminación adecuada. Los colores comenzaron a aparecer con más intensidad y también se hicieron visibles “algunos motivos que apenas se habían apreciado antes”.

Ahora podemos ver con más claridad colores como el azul egipcio (en el manto y en el pichón), el rojo (en la triple banda del manto, los labios y en las características babuchas), el negro (en el pelo, los ojos, las cejas y las pestañas), el rosa (en manos y cara) y el marrón (en los brazos del trono y en las patas en forma de garra de este, posiblemente simulando madera).

Conocemos el origen de estos pigmentos gracias a las técnicas utilizadas por la Universidad de Valencia y el Instituto de Patrimonio Cultural de España. Así sabemos que el azul egipcio se obtuvo con una mezcla de silicato de cobre y calcio, que el rojo se consiguió con cinabrio, el marrón/ocre con tierra roja, el blanco con yeso y el negro con carbón de huesos. En este estudio también se comprobó que las joyas estaban cubiertas con finísimas capas de estaño, lo que les daba una apariencia plateada.

⚱️

El hallazgo de la Dama de Baza y su posterior e incesante estudio nos la dibujan como uno de los más claros y mejores ejemplos de nuestro pasado íbero, en cierto modo tan desconocido.

Como veis, Baza es una ciudad con un patrimonio riquísimo en el caso de la Dama de Baza no la podamos disfrutar in situ pero hay una copia en el Museo Arqueológico de la localidad) que no se debe a otra cosa que a la importancia que Basti tuvo en el pasado. Desde Sunset Tours os animamos a que la visitéis y que os dejéis envolver por una historia tan milenaria como fascinante.

Guía oficial de turismo e intérprete del Patrimonio en Granada, España

Maribel Contreras Sola

Guía Oficial de Turismo por la Junta de Andalucía GT/03682, Licenciada en Filología Inglesa y Máster en Enseñanza del Español como Lengua Extranjera, por la Universidad de Granada (UGR).

Mi trabajo consiste en convertir Granada en un libro abierto al visitante, en la divulgación rigurosa del conocimiento que creo, son factores que han marcado y definen mi experiencia laboral. Amo escribir acerca de Granada, es una forma de vivirla más intensamente y más personal.

¿Quieres registrarte?

A nosotros tampoco nos gusta el spam así que mandamos sólo cositas buenas

    Tu nombre*
    Email*
    He leído y acepto la Política de privacidad

    Volver a Sunset Blog

    Deja un comentario

    Reserva Ahora